Unió de Pagesos exige ya mecanismos para que los mercados elaboren unos precios agrarios transparentes

Unió de Pagesos advierte que este último año varios sectores como fruta dulce, lácteo, aceite de oliva o cunícola, han sufrido las consecuencias de operar en mercados concentrados en pocas manos y con falta de mecanismos adecuados para la transparencia de precios, ya que faltan datos reales de precios en los boletines que se publican actualmente en la mayoría de precios marcados en las lonjas agropecuarias catalanas. La Comisión Permanente de la organización ha hecho hoy un balance del sector agrario en Lleida, en una rueda de prensa en el marco de la Feria de San Miguel.

En un año en que Unió de Pagesos ha renovado el apoyo mayoritario de la agricultura catalana en las elecciones agrarias del pasado febrero, en las que obtuvo el 56,78% de votos y el 67,29 de representatividad, la organización también celebró del 22 al 24 de enero su XII Congreso en la Anoia con el lema la agricultura, sector clave para el futuro del país, y renovó su Comisión Permanente con la reelección de Joan Caball como coordinador nacional. Unió de Pagesos también ganó, con su candidatura al censo de productores, las elecciones a la Junta Rectora del Consejo Catalán de la Producción Integrada (CCPI) celebradas el 22 de septiembre. UP se impuso con el 76,63% del total de los votos.

Unió de Pagesos logró introducir el año 2015, dentro de la Ley de Organizaciones Interprofesionales, la necesidad de considerar los precios agrarios como datos de interés público por la Generalitat, y así garantizar una información de precios procedentes de una muestra estadísticamente significativa de operaciones efectuadas realmente. En este sentido, UP pide a Agricultura que priorice el desarrollo del Observatorio Agroalimentario de precios para evitar continuar una campaña más con precios de referencia que hay que poner en duda. Para Unió de Pagesos, unos precios transparentes deben favorecer la mejora de la toma de decisiones por parte de las cooperativas y centrales a la hora de vender.

El sector del vacuno de leche catalán es el que más sufre esta situación oligopolística de parte de la cadena agroalimentaria, con una oferta inferior a la demanda en Cataluña. Los precios en origen no sólo no se recuperan, sino que la industria, además, deja de comprar leche al ganadero y el criterio que establece las ayudas al sector penaliza las explotaciones que habían hecho más inversión en la mejora de su rentabilidad.

Otros mercados, como el del cereal, basado en el precio internacional que viene marcado, iniciará una segunda campaña marcada por unos precios que no compensan los costes de producción. A través del Puerto de Tarragona entra cereal de muy baja calidad a bajo precio, lo que debería generar oportunidades para los cerealistas que quieran hacer producción de calidad. Unió de Pagesos apuesta por hacer pactos con la industria, con el apoyo del IRTA, para orientar las producciones según las necesidades de la industria, al tiempo que permitan asegurar un precio estable y por encima de costes de producción en la agricultura.

En cuanto al mercado porcino, ha tenido una gran variabilidad de precio a lo largo del año, a pesar de que cuenta con una de las pocas lonjas consideradas con un funcionamiento razonable. De octubre de 2015 hasta mayo de este año, los ganaderos independientes han sufrido fuertes pérdidas calculadas en unos 15 € / animal. En mayo, el mercado europeo logró encontrar en el mercado chino una buena salida para su producto y se ha conseguido remontar el precio.

Respecto al sector de los forrajes desecados, Unió de Pagesos alerta de la necesidad de estrategias conjuntas por parte de los industriales para poder recuperar las exportaciones de alfalfa. La organización pide una apuesta para estandarizar y normalizar el producto salido de fábrica.

Por otra parte, este año el sector agrario se ha visto afectado por la grave sequía del verano, que ha perjudicado forrajes, prados y pastos, olivo y almendra y, en distinto grado, el cereal de verano. En cuanto al olivo, a las Garrigues y en general en el secano de la demarcación de Lleida, la bajada oscila entre el 30% en determinados municipios y el 70-80% en otros. Las pérdidas en toda Cataluña pueden llegar a 67 millones de kilos de aceitunas, el equivalente a unos 14 millones de kilos de aceite, lo que implicará una pérdida económica para el sector de 42 millones de euros, de los cuales 9 millones como mínimo en la demarcación de Lleida.

En cuanto a la ganadería de montaña, la situación es especialmente grave, ya que además de los problemas de mercado que le afectan, junto con la sequía, debe hacer frente a los sobrecostes estructurales de las zonas de montaña, como una menor rentabilidad y un incremento de los costes de producción. Además, son zonas muy sensibles a los daños por fauna salvaje, tanto en rebaños como cultivos. Esta situación todavía se ha visto más agravada porque el Departamento de Agricultura recortó en 2015 el 48% de las ayudas para compensar el hecho de estar en montaña o en zona desfavorecida, y este año el recorte puede alcanzar un 22,48% de los ayudas de 2015, más de un 50% de las ayudas a la ganadería ecológica respecto a la anterior PDR, junto con la supresión de las ayudas para la mejora de pastos en zonas de montaña para la mejora del paisaje y la biodiversidad.

Las decisiones tomadas por Agricultura respecto al nuevo Programa de Desarrollo Rural (PDR) y su convocatoria 2015 han afectado de manera importante a la agricultura leridana. Respecto a las medidas de ayudas de agroambient y clima y agricultura ecológica, para el fomento de prácticas más respetuosas con el medio, Lleida ha dejado de ingresar 1.548.667,68 euros en ayudas que han afectado a 2.280 explotaciones. En cuanto a la decisión de recortar las ayudas para compensar las explotaciones con limitaciones naturales o de otras específicas (antiguas indemnizaciones compensatorias) convocados en 2015, esta decisión reduce en 1.560.866,38 euros las ayudas a Lleida y afecta 2.553 explotaciones. Asimismo, los recortes en las ayudas 2015 en la modernización de las explotaciones agrarias ha supuesto una pérdida para Lleida de más de 4 millones de euros. Si a esto se suma el recorte de las indemnizaciones compensatorias de 2014 por las que Lleida pierde 3.376.621,14 euros que se deberían haber repartir 2.521 explotaciones, el resultado es que las decisiones de Agricultura han hecho perder más de 10 millones de euros a los agricultores de las comarcas de Lleida entre 2015 y lo que va de año.

Hay que recordar que Unió de Pagesos ya ha llevado a cabo y aún convoca diversas movilizaciones por este motivo, y que trabaja para trasladar el perjuicio que puede comportar estos recortes a los grupos parlamentarios para corregir esta situación.

Los sectores vacuno y ovino han soportado una campaña de vacunación contra la enfermedad de la lengua azul por la actitud negligente del Gobierno francés al no haber detenido la propagación y la obligación del Gobierno español. Hay que tener en cuenta que esta vacunación debilita los animales, hace bajar la productividad y, a veces, incluso, les provoca la muerte.

Un año más también, el sector agrario se ha visto gravemente afectado por los daños de fauna cinegética en Cataluña, con la continua expansión del jabalí, corzo y gamos, y el aumento de los daños de conejos en zonas de Lleida y Tierras del Ebro principalmente. También se han repetido los ataques de buitres y del oso en las zonas de montaña. Unió de Pagesos ha denunciado esta situación y seguirá priorizando su actividad para conseguir un replanteamiento urgente en la gestión de la fauna salvaje en todo el territorio que permita revertir la situación actual.

Asimismo, todos los sectores ganaderos sufren la falta de acuerdo entre Agricultura y Territorio para consensuar un nuevo decreto de fertilización y gestión de las deyecciones ganaderas, que lleva tres años de retraso. Hay que acabar con la actual situación de inseguridad jurídica creada por los informes desfavorables sistemáticos de la Agencia Catalana del Agua (ACA) a los proyectos de granjas nuevas o ampliaciones en zonas vulnerables y la suspensión de proyectos en las comisiones territoriales de urbanismo que reclaman información que ya ha sido entregada a la Administración. El sector pide un marco jurídico claro y que sirva para mejorar efectivamente, y no sobre el papel, el uso de las deyecciones ganaderas y no ponga trabas a la actividad ganadera.

Unió de Pagesos priorizará su actividad  en este último trimestre del año para que se active lo antes posible un Observatorio de Precios Agroalimentarios que impulse precios transparentes, para que se modifiquen las resoluciones de 2015 de las ayudas del Programa de Desarrollo rural (PDR) para evitar recortes y exclusión de beneficiarios jóvenes, para que se invierta en modernización de explotaciones, indemnizaciones compensatorias, ayudas de agroambient y clima, y ​​ayudas a la agricultura y ganadería ecológicas.

La organización también trabajará para que el informe de daños climáticos de 2016 elaborado por Agricultura no excluya ningún municipio que ha sufrido pérdidas de producción superiores al 30% de la media de su término. Hay que recordar que este año Unió de Pagesos ha interpuesto la tercera demanda contra el Gobierno ante la Comisión Europea por una mala aplicación de la normativa comunitaria en cuanto a las ayudas directas de la PAC y la regulación de las organizaciones interprofesionales de ámbito estatal. Estas denuncias ya han hecho modificar la normativa inicialmente aprobada por el Ministerio de Agricultura que perjudicaba a los agricultores al excluir todos los beneficiarios que marcaba Europa de las ayudas o discriminar a todos aquellos jóvenes que venían de sectores sin derechos de ayuda.

Visitas: 149

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2020   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio