Acto de Fe de los Parlamentarios Europeos sobre el Acuerdo Comercial con Canadá (CETA)

El Pleno del Parlamento Europeo ha aprobado hoy una resolución legislativa que concede autorización al Consejo Europeo para aprobar el Acuerdo Económico y Comercial Global con Canadá. La decisión adoptada por el Parlamento abre la puerta para que dicho Acuerdo empiece a ser aplicado de manera provisional a partir del próximo mes de abril si, como es previsible, el Consejo da también su visto bueno.

Los parlamentarios han apoyado su decisión, en opinión de Uniones de Uniones, más en un acto de fé acerca de que será positivo, que sobre estudios de impacto, que no existen. Y lo han hecho en contra de su propia Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, que opina que será perjudicial para los trabajadores y PYMEs de la UE y sin haber recabado la opinión de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, que habría sido importante escuchar.

La aprobación del CETA y de muchos otros tratados que se negocian en la actualidad o que están en vigencia, obedece a la consagración al dogma al que parecen haberse convertido las autoridades de la Unión Europea de que “todo aumento del comercio es bueno para la economía”… pues es posible, pero será la economía de algunos, porque los récords de exportación agroalimentaria a los que llevamos asistiendo en España en los últimos años no parece que hayan evitado la mala situación de precios que en general vivimos los agricultores y ganaderos. Sin ir más lejos, el pasado año, la exportación de productos agroalimentarios en España subió un 5,5 % hasta los 39.000 millones de euros… los precios de los productos agrícolas y ganaderos pagados a los productores bajaron un 3,6 %. Aumentar los intercambios comerciales será bueno para los agricultores y ganaderos, cuando la cadena alimentaria funcione y los beneficios que se obtengan en el mercado se repercutan a los productores en forma de mejores precios… y cuando se controle que las importaciones no sean instrumentos en manos de los operadores que dominan el mercado para hundir las cotizaciones en origen… mientras tanto no.

Nuestra organización no es contraria, por principio, a este tipo de acuerdos, que además podemos entender que podrían no ser buenos para la agricultura y si serlo para otras actividades económicas; pero creemos que habría que condicionar su firma a cuatro cosas fundamentales:

La primera, contar con una evaluación fiable de si hay sectores que se van a ver negativamente afectados…

La segunda, que si hay sectores que se van a ver negativamente afectados habrá que prever las medidas necesarias para corregir la situación y proveer los fondos necesarios para ello…

Tercera, que no entra en la UE un producto que no cumpla las mismas condiciones que se exige a un producto europeo..

Y cuarta, que no se pone a la venta ni un producto importado cuya procedencia no esté perfectamente etiquetada para que los consumidores sepan de donde viene.

El que tenga curiosidad puede leer, en el comunicado y la ficha que colgamos a continuación para su descarga, las “bondades” con las que las instituciones Europeas, venden el Acuerdo con Canadá… Somos conscientes de que es un tema muy complejo y que toca muchos intereses… pero para que se nos entienda con facilidad nosotros, pedimos sólo cuatro cosas, cuatro, que parecen de sentido común ¿no están en el Acuerdo? ¿Nadie explica porque no están en el acuerdo? Pues no nos gusta.

Visitas: 36

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2017   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio