Mientras todavía hay mucha gente  en el campo preocupada con su PAC preguntándose ¿cuanto me corresponderá tras la aplicación de la reforma?. En el ministerio en las comunidades autónomas  “se están luciendo” con las aplicaciones informáticas que hacen posible la declaración en cada pueblo, en cada oficina de  organización agraria, o en cada sucursal de la entidad financiera. Los retrasos para la puesta en marcha se acumulan, los  programas no funcionan, hay “cuelgues” permanentes de las aplicaciones, las colas de agricultores y ganaderos y el nerviosismo crece. Muchos  responsables de las CCAA echan la culpa  de la  tardanza al ministerio por tardar tanto en aclarar la normativa a aplicar, mientras responsables del MAGRAMA intentan tranquilizar y dan a entender que su parte está ya hecha y que la competencia es de las Comunidades.

Lo cierto es que el plazo está abierto legalmente pero las administraciones no lo cumplen…. Y no pasa nada,  mientras que a los ciudadanos "nos crujen" cuando no los cumplimos. Pero ya he denunciado aquí la doble vara de medir de las administraciones. La que se aplica así mismas y la que le aplican a los demás.

Cada día vemos como salen órdenes ministeriales donde dan diez días a los administrados para presentar complejos proyectos mientras ellas se toman meses para elaborar una orden calcada del año anterior y semestres para resolver. Eso es en lo ordinario, porque si nos fijamos en lo extraordinario hay cartas de las confederaciones hidrográficas que se contestan cinco o seis años después  de ser recibidas o que se envían a los muertos.

Hartos estamos muchos de esa parte de España del “vuelva usted mañana”  que denunciaba  Mariano José de Larra y que día a día se supera a sí misma. Hay  casos – más frecuentes de los que puede parecer-   en los que un señor hace una solicitud, dos o tres  años después muere  y a los cinco años le contestan…. a sus herederos y a nadie se le cae la cara de vergüenza.

Algún dia tendremos la certeza de que la  burocracia debe estar hecha para servir a los ciudadanos, de que las razones de sus exigencias se controlan democraticamente y no estan concebidas para la comodidad de los funcionarios,  o que sus retorcidos vericuetos no sirven para estar más del lado de los poderosos que de la justicia y el servicio publico. Podremos evitar asi como el personaje de KafKa en su inacabada obra El Proceso,  detenidos por tribunales sin determinar, acusados  por delitos y culpas desconocidos, perdidos en una maraña burocratica y en una total indefensión. Cuando los politicos españoles "se les llena la boca" sobre la seguridad juridica que necesitan las empresas y los inversores, se les suele olvidar como ellos mismos pisan cada dia la seguridad de los derechos de los ciudadanos. Ademas la arbitrariedad en la interpretacion de las cosas y el uso retorcido de los papeles a favor de  unos determinados intereses, se hace con una total impunidad, cuando la justicia no existe, es tardia o cara y solo pueden acceder a ella unos pocos.

Por no demonizar sólo a la actitud impresentable de algunos funcionarios y administraciones y como en todas partes cuecen habas, recuerdo un hecho verídico, que ocurrió no hace tantos años (seguro estoy de que hay más de uno que se acuerda) que hubo quien en el mundillo de las organizaciones agrarias,  para ganar las elecciones en su provincia presentó varios cientos de firmas de supuestos socios como avales. El personaje en cuestión, que quería ganar a toda costa, no dudo falsificar un montón de firmas pero,  en su afán falsificador,  no cayó en la cuenta de que entre las supuestas firmas de socios que presentaba  había incluido  las de varios socios que habían fallecido años antes. Cuando se descubrió el pastel en lugar de avergonzarse, dimitir y pedir disculpas;   el que  presentaba dichas firmas se mantuvo varios años más de presidente y tuvo el “cuajo” de dejar que le denunciaran ante los tribunales. En este caso los muertos sin saberlo,  prestaron un servicio - involuntario desde luego-  a unos cuantos que eran unos “vivos”.

En este país del Lazarillo de Tormes y de la picaresca,  sólo le faltó  que le dedicaran al sujeto un programa de Cuarto Milenio para que este insinuase que los muertos le habían indicado sus deseos desde el otro mundo.

En fin, anécdotas a parte,  lo cierto es que sorprende la rapidez con la que las administraciones suben los impuestos y las tasas, sacan los cuartos a los agricultores con las ITV, detectan incidencias –falsas y verdaderas- en las declaraciones  de los agricultores, multan en los ayuntamientos y en las carreteras…… mientras que son tremendamente lentas para resolver los problemas y para ayudar al ciudadano.¡Ojo no reniego "de lo publico" simplemente  apuesto por su mejora!

En lo de cobrar veo mucha eficiencia,  en lo de resolver los problemas mucho menos, simplemente se está   “a verlas venir…”

Buena semana a todos  

Visitas: 282

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

Comentario por UNIÓN DE UNIONES el abril 13, 2015 a las 9:03am

Pedimos disculpas porque en el proceso de pasar a estas páginas el Picotazo semanal,  no se copiaron algunos párrafos en la parte central del artículo. Sin ellos, se dificulta  su comprensión y la ilustración elegida.

Agradecemos a dos de nuestros lectores sus comentarios al respecto con ellos que nos han ayudado a darnos cuenta del error y poder corregirlo. Gracias por estar ahí.

Comentario por Delia Muñoz Bayón el abril 11, 2015 a las 3:43pm

Por qué esta ilustración ??

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2019   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio