El Picotazo: El devenir del "Caserón de Atocha"

La clase política española no deja de sorprender un día si y el otro también, por eso nuestro Ministerio, el llamado Caserón de Atocha -que está viejo pero de buen ver-,  debe estremecerse cada vez que viene un nuevo ministro. Menos mal que esas paredes no hablan,  porque nos contarían muchas cosas de la historia agropecuaria de nuestro país,  algunas desde luego para reír y otras para llorar.

Hemos tenido ministros que no creían que las cuotas lácteas se impondrían en Europa, que mandaban a dos altos funcionarios a las reuniones y  posteriormente les pedía el relato de lo trascurrido a su vuelta,  a cada uno por separado,  porque no se fiaba de las personas él mismo había enviado. Hemos tenido ministros que sabían mucho e hicieron muy poco y otros  más recientemente,  que creían saberlo todo,  pero que dejaron todo empantanado y sin resolver.

En el caso de las mujeres ministras, los funcionarios se han quejado de los malos modos y hasta los gritos de más de una,  sin embargo  a Rosa Aguilar no la incluyen es ese perfil, sino en el de una gestión decepcionante.  Iba a “pintar” el ministerio de verde, pero que en realidad  no contentó ni a agricultores. ni a ecologistas,  ni a las gentes de izquierdas;  no era ni todo lo verde, ni todo lo roja que parecía.

Recientemente con los recortes económicos y las transferencias a las Comunidades Autónomas el Caserón de Atocha y sus inquilinos se han venido a menos, hasta llegar a ser un buen ejemplo de este estado deslavazado, sin objetivos, ni rumbo en el que se está convirtiendo España.

 ¡Quien te ha visto y quién te ve  ministerio de agricultura…¡

Esas paredes saben mucho de agricultura y ganadería, de planes y objetivos del pasado, pero también de las pequeñas cosas, de pequeñas vanidades con la exposición de los cuadros de ex ministros, de amoríos prohibidos y ocultos, de  flaquezas de altos cargos, de gentes muy del PSOE que pensaban que el PP las iba a mantener en sus puestos tras ganar las elecciones y viceversa;  de berrinches personales,  de chulerías ministeriales, de  espionajes a lo “Pepe Gotera y Otilio”. Como cuando se escuchaban las reuniones de la famosa  sala de micrófonos sin estar en ella;  de asesores setentones que les pedían a las secretarias en tiempos de Loyola de Palacios que les pelaran la manzana de media mañana,  o que les ayudaran a ponerse la chaqueta.

Ustedes pueden pensar: ¿y eso que le importa al administrado? Seguramente dirán que lo que interesan son los planes futuros, las grandes políticas, los importantes objetivos agropecuarios  y alimentarios del país…….. ¡Almas de cántaro ¡Como si los hubiera ¡!!.

Es hora de que nos demos cuenta de que a nivel agrario no estamos en Francia y que aquí la única política agraria que hay en nuestro país, es la que dicta y paga Bruselas y la ejecutan como pueden las Comunidades Autónomas que son las que tienen la mayor parte de las competencias.

En Madrid ya no se hace el diseño, ni la ejecución de las políticas agrarias como antiguamente, planificando regadíos o inversiones con las Sociedades Estatales, sino que se está en ser el correveidile,  de las  Comunidades Autónomas del mismo signo político del ministro y de lo que aprueba Europa;   una Europa en la que pintamos  -que no nos engañen-  poco más que Grecia. A de Guindos se lo han recordado recientemente.

Europa es quien diseña y paga cada año la Política Agraria Común (PAC) y los Planes de  Desarrollo Rural de aquellas regiones que saben cómo funciona el mecanismo financiero y lo usan hasta las últimas consecuencias, que no son ni todas las comunidades, ni las más agrícolas. 

Por otra parte  aun sin tener presupuesto, tener la posibilidad de publicar en el BOE sigue siendo muy importante y supone tener algo de poder, de hecho se publican convenios inexplicados o inexplicables para periodos largos de tiempo a pocos meses de unas elecciones, que hacen pensar en puertas giratorias. Mientras nos llenan los oídos con  supuestas nuevas maneras de defender la decencia, o de nuevas normas de  transparencia y  contra la corrupción… etc. etc.

 Pero en conjunto, ser ministro en este área ya no es ni la caricatura de lo era.

La Ministra, eso sí, hace declaraciones a cada momento, del tipo de: "La Ministra apuesta por "….. "La ministra anima a los productores de"…… "La ministra recomienda…" Siempre se ignoran las cosas negativas, por ejemplo  se hace referencia a las “Las  medidas para el sector lácteo aprobadas…. Pero no se informa de la mas que posible inutilidad de las mismas  y de que los ganaderos están a punto de tirar la leche, eso curiosamente se olvida.

Hacer planificar y ejecutar poco, poco, la cosa es sobrevivir al día a día,   a base de hacer declaraciones que eso es barato. Es decir más que  ser del gobierno, o del poder ejecutivo parece que a los inquilinos de Atocha  les han dejado  el papel de la reina madre.

Observo ahora que  como ya ha comenzado la campaña electoral los partidos, para dar mejor impresión,  ponen su mejor perfil a la cámara, meten barriga y aguantan  la respiración, unos más que otros desde luego.

A algunos consejeros y exconsejeros de agricultura y ministros les va a costar mucho convencer de la nueva imagen  que ahora quieren dar de chicos abiertos simpáticos y liberales, que escuchan a todos,  después de estar cuatro años dando con la puerta en las narices a los mismos que ahora quieren que les voten.

Me temo que aunque a algunos altos cargos de ese ministerio,  la soberbia con la que se se desayunan no les dejará verlo,  en ese ministerio hay varios personajes, que encajan en el papel de familia real en desuso,  a la perfección.

 Y digo yo ¿Por qué no le damos mas contenido e inventamos para ese ministerio una revista tipo  HOLA pero en modelo agropecuario?  Se trataría de poner mucha foto grande a color, mucho mueble haciendo juego, todo muy estético, y debajo de las fotos algo de texto, pero poco. Como contenidos las puestas de largo, las celebraciones de cumpleaños, la oficialización de noviazgos, etc etc . ¿Creen que notaríamos mucho el cambio los administrados?

A mí, en la próxima recepción, que me guarden una copa de cava y  un Ferrero Rocher.

 Buena Semana a todos

.

Visitas: 199

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2017   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio