Parece que estamos pasando de una etapa en la que  los presidentes o secretarios generales de los partidos decidían  con su dedo todopoderoso   quienes eran  candidatos y quienes no, a otras formulas más democráticas y abiertas.

Puede ser positivo ese cambio,  si con posterioridad nos encamináramos  hacia listas abiertas para realmente  sirva de algo lo que opinamos los ciudadanos  sobre las personas que quieren gobernarnos,  poniendo  la cruz  sólo en aquellas que nos ofrecen más confianza y sobre todo y  más importante, la credibilidad que nos ofrecen para cumplir  un programa de gobierno, que tenga algo más que generalidades y que contemple actuaciones concretas para gestionar  el ayuntamiento,  la comunidad autónoma,  o el gobierno del país.

Me temo que si no, nos van a entretener solamente con si hay o no  primarias, cuando son, cuantos se presentan y sobre lo listo que es Pepe y lo tonto que es Juan. Los partidos se sumergen en procesos internos largos y tortuosos y en luchas intestinas, en las que pasan semanas y meses.

 Creo que si esos procesos son abiertos, participativos y democráticos tanto mejor;  pero No es lo importante. Lo impórtate es qué van a hacer realmente por nosotros si llegan al gobierno. También insisto,  lo es el que nosotros,  no sólo los militantes y allegados  podamos elegir, para cumplir esos programas, a las personas que más confianza nos ofrecen para ello. Lo demás es puro entretenimiento y tontería.

En el sector agrario estamos demasiado acostumbrados a programas electorales genéricos,  copiados, en no pocos casos, del proceso electoral anterior y perfectamente intercambiables entre partidos porque No dicen nada y lo poco que dicen,  no lo suelen cumplir ni en muchos casos lo conocen los altos cargos de los partidos que deberían aplicarlos, en fin una vergüenza.

Frases como “apoyaremos  el cooperativismo y la explotación familiar,  mejoraremos  la innovación y el ahorro de energía en el sector agrario, contribuiremos a mejorar las rentas” … y otras parecidas y similares,  vista la evolución de las cosas acaban siendo  mentira,  y más mentiras sobre mentiras.

El medio rural no está para que lo abandonen a su suerte y a las decisiones europeas que es como está, en el mejor de los casos;  sino para que se lo tomen en serio  nuestros gobernantes,  escuchen los problemas reales de la gente y estudien y propongan medidas posibles que puedan realmente mejorar la vida de las personas que viven y trabajan en él y que elaboren  programas realistas que sean la hoja de ruta del gobierno cuando se llega al poder.

Tarea de agricultores ganaderos y de nuestras organizaciones agrarias  es recordarlo de forma insistente a los partidos, proponiendo medidas y exigiendo compromisos concretos en los programas y a los candidatos.

De lo contrario nos pasará como a los conejos de la fabula de Tomas Iriarte donde mientras mantenían una importante discusión sobre si serian galgos o podencos,  los perros que venían persiguiéndolos,  mientras estos llegaron al punto donde los conejos estaban y se los comieron.

Buena semana a todos 

Visitas: 234

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2019   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio