El Picotazo: Quítate tú que me pongo yo

Aunque últimamente no me prodigo mucho escribiendo de temas agrarios, he estado unos días siguiendo con más asiduidad lo que aparece en los medios de comunicación y contactando con gente que conoce bien el devenir del caserón de Atocha,   pretendía  saber  si el nuevo gobierno  iba a suponer un cambio real en las políticas agrarias que soporta nuestro sufrido sector.

La conclusión  a la que he llegado  es más bien pesimista, no creo que haya cambios reales de calado en las políticas estatales para el campo y el medio rural.

 El nuevo ministro parecía provenir del  PSOE duro,  de los del “No es no”. Sin embargo ha sorprendido en el Congreso de los Diputados, anunciando prácticamente  los mismos objetivos que la anterior ministra del PP  Garcia Tejerina. Además ha decidido mantener bastantes de los altos cargos del PP al frente del ministerio.

Por si eso no dejara bastante claro un mensaje de continuidad, en las entrevistas que le han hecho y han sido  publicadas, todo suena a más de lo mismo,  con algún matiz de cambio referido a la Ley de cadena alimentaria y a la posible modificación de la ley que pretende su mejora.

Ojalá sea capaz de hacer algo más que un cambio estético en esa ley, aunque me  sorprendería, vista la tímida actitud de su partido durante su elaboración pero sería una buena noticia porque lo cierto es que hacen  falta cambios. La citada Ley  no sólo no ha evitado el fortalecimiento de algunos eslabones en detrimento de otros, si no que ha permitido legalmente aumentar el poder económico y la concentración de la distribución sin fijar límites a uso y abuso de la  posición de dominio sobre productores y consumidores.

Al margen de esto  yo creía, probablemente por mi ignorancia o inocencia política,  que la llegada de Podemos y Ciudadanos al marco político, iba a acabar poniéndole las pilas al PSOE y al PP, también en el sector agrario; pero me temo que los viejos partidos no quieren cambiar nada en sus comportamientos de fondo y siguen soñando con su antiguo bipartidismo y sus años de “gloria”;  los partidos nuevos  intentan superar  a los antiguos  y  sueñan, con ganar por mayoría absoluta cosa que hoy por hoy  parece altamente improbable.

Que todo cambie para que todo siga igual

Alguien del propio ministerio que ya está “curado de espanto", me comentaba la situación interna jocosamente, comparándola con la situación descrita en la novela el Gato Pardo de Giuseppe Tomasi , en esa novela los aristócratas manifestaban una gran  preocupación inicial  por mantener su estatus e intereses cuando Garibaldi y sus revolucionarios desembarcaron en Sicilia pero la habilidad de la aristocracia siciliana y su capacidad de adaptarse, decidió apoyar la revolución,  para poder así seguir conservando sus privilegios. La frase más famosa de esa novela no deja lugar a dudas: "Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie". En esas andan al parecer en ese ministerio.

El PP ha tenido su oportunidad, cada uno juzgará su gestión y dará  su opinión, la mía es que Tejerina  ha realizado una gestión gris,  pobre en los objetivos y prepotente en las formas. Aceptó gestionar un ministerio con  un presupuesto ridículo, si no contamos lo que pone Europa, pero a un presupuesto muy recortado -de los más recortados entre todos los ministerios-  sumó una pésima gestión  en el grado de cumplimiento de  la  ejecución del gasto.

En lo político, hubo mucho autobombo, contradicciones y promesas incumplidas: nos prometieron hasta la saciedad que no habría recortes en la PAC y los hubo. La conveniencia y necesidad de hacer una Ley de Elecciones en el campo, pero tras aprobarla con la mayoría parlamentaria del PP  no quisieron aplicar su propia ley. También prometieron una Mejora de la Cadena Alimentaria con la aprobación de  una Ley, que a la hora de la verdad no nos ha resuelto ninguno de los verdaderos problemas a los productores, por el contrario y durante su aplicación ha aumentado el margen de beneficios de los eslabones más fuertes. Para terminar el caso ACUAMED y otros menos mediáticos pusieron parte de la gestión de ese ministerio bajo sospechas de corrupción.

¿Continuidad o cambios?

 Pero en esta etapa que comienza algunos  imaginábamos ingenuamente que habría  cambios, sin embargo da toda la impresión de que Planas  quiere hacer la tortilla sin romper los huevos y en lo importante, esperar y ver.

Pero eso  no parece factible,  ni en el mejor de los escenarios le sobra tiempo y además para hacer políticas de izquierdas y hacer justicia social con  los más débiles, tendría  que molestar a algunos de los más fuertes. Pero para eso Sr Planas hay que romper la cascara y poner los huevos en la sartén.

Por ejemplo,  en la futura Política Agrícola Común si se recortan los presupuestos  como parece,  deberá  hacer lo posible  para que los mismos lleguen a los agricultores de verdad y a los sectores más débiles  limitando  la ingente cantidad de dinero  que se llevan los terratenientes y los agricultores de sofá, es decir  los de mentira.

Pero mucho más inmediato y necesario ahora es aplicar la actual PAC en el estado español de otra manera, para eso no es necesario esperar a ver qué opina Bruselas y  tiene marco legal y un año para hacerlo.

Por lo que ha dicho públicamente se deduce que no hará nada de eso  y esperará ese año para ver en el ámbito comunitario que se puede hacer una vez fijado el Marco Financiero Plurianual y la PAC del 2021. Eso si, la agenda estará como ahora llena de “voy y vengo” y recibo a este y al otro, imagen y prospecciones sobre aplicación de  la  PAC 2021  en España y la agenda europea de la misma.

Pero tanto en eso, como en los posibles cambios en la Ley de la Cadena Alimentaria, no les va a gustar a algunos sectores de la economía y de la agroalimentación,  no verían con muy buenos ojos que les limiten el poder de seguir sangrando agricultores y consumidores. Por lo que no debería esperar ninguna colaboración de la oposición por más que le digan.

Como muestra, sólo tiene que fijarse en lo que ocurrió nada más tomar posesión y como a la vez que él mantenía algunos directores generales nombrados por la ministra del PP García Tejerina, el mismo partido le descalificaba  para ser ministro por una supuesta mala gestión de unos pozos en Doñana cuando  todo apuntaba a que  Planas no tenía en eso ninguna responsabilidad.

Esto no es Bruselas sr. Planas, recuerde que este es el país de “quítate tú que me ponga yo”  hoy todos sabemos que  sólo con el famoso “talante” de hace años no se arreglan las crisis ni los problemas, para eso tendría que tomar decisiones  duras y difíciles si quiere hacer honor al apellido del partido  que le ha puesto dónde está y si no quiere que a su marcha pase a engrosar la abultada lista de retratos de ministr@s anodinos de esa casa.

Si lo hace, y consigue  hacerlo sin prepotencia, -que es un virus que se instala con facilidad y rapidez en los personajes que se sientan en el consejo de ministros- lo agradeceriamos muchos  administrados  profundamente.

Veremos si ese equipo, que tiene  un estrecho margen de maniobra en lo económico, un vidrioso soporte parlamentario y una parte del equipo humano con el corazón en la oposición; es capaz de hacerlo.

 Recuerdo ahora a un viejo socialista, que lo era, y que con el respaldo moral de muchas elecciones ganadas a sus espaldas, insistía así a sus subordinados: “Trabajar bien, con honestidad y recordad que el cariño es gratis, ¡no lo escatiméis!” 

Oportunidad de oro tiene el PSOE y su ministro de Agricultura Pesca y Alimentación, para demostrar  que en este sector se pueden hacer más cosas y se pueden hacer mejor. Para aplazar decisiones y para hacer lo mismo que hasta ahora, no hacía falta cambiar de gobierno, ni de directores generales, ni tampoco de ministro.

Alvaro Tapias

Visitas: 265

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2018   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio