Hay dos realidades en nuestro país, una la verdad oficial y conveniente para los que mandan y otra la verdad a secas, esta última es la del pueblo y la de los que sufrimos las consecuencias de las acciones del poder.No es nada nuevo,  siempre ha habido estas dos mismas realidades, el problema surge cuando, como ahora, una y otra no se parecen en nada.

Si el Ministro de Hacienda da el dato del déficit del estado español  que es de una cifra concreta tan real para él, que además cuando alguien la pone en duda "saca pecho"  y añade ¿Cuando nos ha corregido Bruselas en nuestros datos? Pues va Bruselas (Eurostat) le corrige.
Cuando el Gobierno hace públicos sus datos sobre el crecimiento previsto de la economía y  la evolución del empleo; le desmiente Bruselas, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Financial Times y hasta el sursuncorda; por desmentirles, últimamente les desmiente hasta el Banco de España, cuyo presidente ha sido nombrado por el Gobierno actual.

Lo mismo nos pasa cuando la Ministra de Trabajo anunciaba hace unos meses "brotes verdes" y la conclusión  es que no, que hay sumar miles de españoles a las listas del desempleo. En fin, la realidad tozuda de la calle y la de los organismos controladores corrige a nuestro gobierno, un día si y otro también, sobre lo que realmente pasa.

En el sector agro-alimentario no somos distintos, cuando el Ministro afirma que el Gobierno va a hacer una apuesta seria para salvar la ganadería de vacuno de leche, la leche, la bajan de precio las industrias y se cierran cientos de granjas.
Cuando dice el ministro que “hemos realizado un esfuerzo muy importante en los presupuestos para mantener el respaldo al sistema de seguros agrarios" , lo siguiente es rebajar el apoyo público a los seguros, aumentando sustancialmente, el precio a pagar por los agricultores y así sucesivamente.
Esto se parece a cuando Carlos Solchaga -ministro de economía del PSOE- decía que no iba a devaluar la peseta y todo el mundo salía corriendo a comprar dólares.
Ahora, se han inventado, con la loable excusa de que no se desperdicien alimentos, unas fórmulas legales para que los alimentos que antes caducaban y punto; ahora se  puedan consumir pero  "preferentemente antes de…." Una argucia legal para que determinados alimentos “menos frescos” se vendan al mismo precio que antes y por tanto “caduquen menos”.
No creo que a la industria le venga nada mal todo esto. Tengo la sensación de que mientras Cañete sea capaz de comerse los yogures y seguir vivo, o mientras que no le salgan granos sospechosos a la ciudadanía, consideraran que todo va bien.

Pero ¡ojo ¡! No se les ocurra mal pensar. Todo se ha hecho con criterios muy científicos y muy analizado todo ¡eh! 

Lo que es “de nota” es que encima nos quieran convencer de "lo buenos" que son con nosotros, haciendo esto y  con el conjunto de la humanidad y de cómo así desperdiciaremos menos alimentos y el hambre en el mundo mejorará y tal y tal.
En este sentido y mientras el Gobierno afirma en actos oficiales, que  hay que ser muy solidarios con las hambrunas mundiales y que el problema es muy importante;  paralelamente se reduce el apoyo económico de España a esas causas (0,7) porque aquí la situación esta mal.
En lugar de explicar la verdadera razón de las cosas y la situación real que hay, nos cuentan la realidad que les gustaría que hubiese, pero ambas no tienen nada que ver.
El problema es que a  quien se le ocurre denunciar esto que está pasando, quien se atreve a decir la verdad, es descalificado o atacado automáticamente.
Si no "ves la realidad oficial” te hacen como en el cuento del rey desnudo de Christian Andersen o del Conde Lucanor. Si no ves al rey vestido,-aunque vaya desnudo-  es que no eres lo bastante inteligente para verlo, o no eres hijo de quien crees que eres. Por lo que hay muchos que se suman a ver la realidad virtual del gobierno, y a gozar de las mieles del poder, antes de pasar socialmente por tontos o por hijos de mala madre.

Como decía antes, esto no es nada nuevo, Zapatero hasta hace bien poco, hacía lo mismo con la crisis.

Lo lamentable es que los políticos se comportarán así mientras les resulte ese comportamiento "rentable" social y personalmente.No olvidemos que en este país, estamos siempre más inclinados a creernos una mentira dulce, que una verdad insípida y no digamos si  además, la verdad es  amarga.

Nuestros políticos duermen el sueño de MATRiX, en él, acaban confundiendo la realidad con la ficción y pretenden que los ciudadanos hagamos lo mismo.

Ya decía un clásico como Calderón de la Barca: "Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son". 
Muy bonito todo, si no hubiera que “ llegar a final de mes” y pagar las facturas, las nuestras y las de ellos.

Visitas: 133

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2017   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio