Lo malo de mirar hacia atrás es que se ve la evolución de todo el mundo, incluida la de uno mismo y si se es algo riguroso en la manera de medir los comportamientos humanos, seguramente solo se salvarían los jóvenes.

Sin atreverme a juzgar los comportamientos personales de nadie, sí que me he atrevido a observar en el tiempo y ahora a comentar,  los importantes “cambios de parecer”  de las instituciones y sus líderes en los últimas décadas y en especial y finalmente en los del sector agrario.

Y es que en la sociedad de nuestro país desde que llego la democracia allá por el 1977 hemos visto grandes evoluciones –que suena mejor que contradicciones- en las maneras de pensar. No sé si llamarlo progresos, pero por lo que he visto,  estudiado y preguntado, hay tela donde cortar.

 Por ejemplo, en las últimas décadas  los partidos políticos  han tenido  una huida general hacia el centro político y hacia la moderación, en lo ideológico y   en casi  todo,  menos en el lenguaje y en la variedad y riqueza de las descalificaciones y los insultos; en eso se ha ganado en virulencia.

Tras la llegada de la democracia al suelo patrio, Santiago Carrillo líder del PC, en no demasiado tiempo dejaba de ser comunista, “a secas”,  para hacerse “eurocomunista” y también y  aunque el mismo se revindicaba republicano y nunca se hizo monárquico, sí que se declaró públicamente y refiriéndose al rey Juan Carlos 1 “juan carlista”.

 Felipe González afirmaba en el año 79 en un Congreso del PSOE que “había que ser socialistas antes que marxistas”,  para entrar después en el grupo de los socialdemócratas europeos, defender la pertenencia a la OTAN y estar en tiempos recientes de miembro de consejos de administración de grandes empresas multinacionales.

 Muchos de la ya lejana Alianza Popular daban la espalda- o se ponían de perfil-  ante  régimen franquista del que provenían y se encaminaban hacia un centro derecha más democrático en el  Partido Popular, lo hacían con toda la idea de que no resucitase nada parecido a la UCD, tras el hundimiento de la Unión del Centro Democrático,  que pagaba muy caras sus luchas internas y el haber contribuido seriamente a democratizar el país.

 A la UCD la eutanasia y la extremaunción se la dieron, aparte de sus propios errores, los medios de comunicación adscritos a la ahora llamada  caverna mediática,  que  ha funcionado siempre bien en este país al servicio de los privilegios de la derecha económica y de esa  parte politizada de la iglesia española  o de la jerarquía,  que defiende a los  ricos, y que es exclusiva y excluyente.

En el asunto,  de las descalificaciones y los insultos, como decía antes, nada se  ha moderado en los últimos años, más bien al contrario, en el debate parlamentario hemos pasado  del “váyase señor González” y del “Puyol enano habla castellano”  al  “Yo también hablo catalán en la intimidad”  a lo que tenemos ahora,  que no es precisamente ejemplo de moderación las intervenciones y  los  aspavientos y ataques de Rafael Hernando  del PP o los de  Rufián  de la Esquerra Republicana de turno.

 Y en los medios de comunicación me temo, -y es mi opinión- la cosa más bien ha ido a peor,  poca información objetiva,  mucha opinión y descalificación, programas aderezados con mucho contertulio que opina de todo y no sabe de nada. Televisiones y radios  llenas de personajes que ya sabemos lo que van a decir antes de que hablen,  porque su independencia a la hora de informar de cualquier hecho ni está,  ni se la espera.

Mientras tanto en el medio rural

En el sector agrario,  estas llamémoslas “evoluciones” también han sido constantes y notorias por ejemplo, si nos remitimos a la hemeroteca y al recuerdo de los mayores comprobaremos como  algunos de los lideres ideológicos de la Reforma Agraria Andaluza, esos que se creía que les iban a expropiar las fincas a  terratenientes,  con el tiempo más de uno ha acabado dando charlas sobre la PAC para la patronal de la CEOE en el campo ASAJA.  Aunque, desde luego ahora se expresan  en un tono mucho más comedido y domesticado, mientras aceptan complacidos los elogios de sus antiguos adversarios.

Algunos de los señoritos andaluces o extremeños, que se despachaban a finales de los años  setenta y principios de los 80 hablando de los trabajadores del campo, poco menos que como  si fueran vagos y maleantes -en un tono muy parecido al que describía Miguel Delibes en los Santos Inocentes-; cambiaron radicalmente su discurso y eran a principios de los años 90 los primeros y más fervientes defensores del mantenimiento de las ayudas para el desempleo - actualmente Plan de Empleo Rural PER-, mientras decían en tono bajo y en privado “ hay que ser  inteligentes y apoyar los subsidios sociales, porque la gente cuando no tiene para comer, acaba viniendo a quitarle al que si  tiene,  que somos nosotros”

Las llamadas Organizaciones Profesionales Agrarias OPAS  no han sido caso aparte,  no hace tanto que la UPA y la COAG se desgañitaban pidiendo la modulación de las ayudas de la PAC,  querían que hubiera un tope en las ayudas para las grandes fincas que ese dinero se repartiera para las pequeñas.  Hoy silencio y moderación, en torno a ese asunto, forman parte de la organización europea de Agricultores COPA y se callan mientras esta organización defiende públicamente  lo contrario, ya se sabe que el que calla otorga. Lo que ha cambiado el cuento…

 La ASAJA andaluza de ahora en un comunicado le pide cuentas a su consejero socialista por ir a Bruselas a hablar de PAC sin consensuarlo en el territorio,  que viene a ser lo mismo que: “donde coño vas tú sin nuestro permiso” y el consejero se aguanta.

En fin,  vivir para ver.., pero no lo hemos visto todo,  me temo que en esta nueva  reforma de la PAC va a haber un pacto soterrado entre socialistas y populares para que no se toque mucho de casi nada. Es probable por lo que vamos viendo que tras declaraciones de intenciones y firma de acuerdos que solo tienen humo se sumen a ello además las organizaciones agrarias, y sus  satélites en la prensa.

Me veo a los socialistas andaluces defendiendo las subvenciones millonarias de sus señoritos mientras muchos miles de pequeños agricultores y ganaderos se quedan sin nada, pero decirlo así siendo socialista suena feo, es muy probable que lo hagan  “vistiéndolo” con  un discurso de la defensa de los intereses de Andalucia. Como si el dinero de  las subvenciones se enterraran debajo del palo de la bandera de Andalucía y no en las cuentas corrientes de duques, marqueses y afortunados terratenientes.

Lo mismo soy muy mal pensado y no tengo razón, pero ustedes, los lectores lo podrán comprobar y poner y quitar razones a lo que digo.

Que tendrá el poder, el dinero y el tiempo,  que parece que hace a todos esclavos de la frase de Groucho Marx “estos son mis principios, si no le gustan tengo otros”

Que tendrá el poder y el dinero cuando llama, debe ser una llamada embaucadora, embriagadora e irresistible;   yo no lo he vivido,  pero me temo que debe ser algo así como como la letra del bolero “Si tú me dices  ven… lo dejo todo …..”

Buen fin de semana a todos, Alvaro Tapias

Visitas: 409

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2019   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio