La mayor parte de la clase política de este país se ha vuelto prepotente, mentirosa, indolente y de una imbecilidad que asusta. Definen las situaciones y a sus adversarios con frasecitas hechas y descalificaciones y creen que con eso ya cumplen.

Ningunean y traicionan a sus votantes cuarenta y ocho horas después de recibir sus votos y desprecian a los votantes de los adversarios políticos como si no fueran ciudadanos de este país con los mismos derechos que los que les han votado a ellos.

 Viven del escarnio, de su caradura y del servilismo al jefe del partido que les pone en la lista o les da el cargo y esto ha llegado a unos niveles que sinceramente dan miedo.

Otra vez vamos a votar,  pero con todos los problemas importantes del país aparcados y muchos de ellos pudriéndose, la deuda publica disparada desde los tiempos de zapatero, el saqueo de la banca con los rescates y los eres subvencionados, el déficit de las pensiones, el desempleo que vuelve a aumentar, la precariedad en los trabajos, el turismo que está de bajada, la vivienda por las nubes … seguimos con la Ley mordaza y la Reforma laboral y el presupuesto de Rajoy pero nada aquí lo importante para algunos  partidos es tener mayoría suficiente para que  puedan hacer sus dirigentes lo que les dé la gana.

Al menos dos partidos sueñan que vuelva el sacrosanto bipartidismo del quítate tú que me ponga yo,  a practicar lo de antes que  con el apoyo de algún partido nacionalista más o menos corrupto al que le permitamos mantener determinados privilegios, bien  para su territorio o bien para su clase política y que así se puedan permitirse  tener un presidente que pueda,  tranquilamente y sin sobresaltos,  poner los pies en la mesa de la Moncloa con un puro cubano leyendo el País o según el caso el ABC, pero  preferiblemente después del MARCA.

¿Pero aún no se han dado cuenta de que eso ya no es posible? ¿No saben que ni el país ni sus ciudadanos se lo pueden permitir?

 En el campo y el medio rural aparte de abandono por parte de la clase política no queda nada más que la voluntad de superación de la escasa gente que quedamos.

 No hay más estrategia real de los partidos políticos que el autobombo y la nada.

En ultima y gran manifestación en defensa de la España vaciada, como estábamos en periodo preelectoral, algunos de los representantes de los partidos políticos -causantes de la situación que tenemos y que nos han gobernado los últimos 40 años- tuvieron la cara dura de ponerse en la pancarta y hubo que sujetar a algunos de los asistentes para que no les insultaran o les dieran un par de pescozones. La indolencia la hipocresía y la poca vergüenza que tienen algunos de sus representantes y la prudencia de la buena gente del campo impidieron que eso acabase como el rosario de la aurora.

 Los habitantes del medio rural, a pesar de las promesas, seguimos teniendo menos derecho real a la educación y a la formación, a la sanidad, al transporte público, a las comunicaciones de última generación.. etc y los agricultores y ganaderos seguimos sin que las leyes impidan que los intermediarios nos saqueen a nosotros y a los consumidores, sin un verdadero Plan Nacional de Regadios que regule realmente las aguas disponibles y nos ayude a planificar los cultivos y plantaciones frente al saqueo de los más desaprensivos, plagas como la Xilella se extienden por el levante y pueden hacer un daño irremediable a nuestros viñedos, olivares y almendros que son en muchos sitios el único dique al desierto, ante unas autoridades impasibles que se mantienen en el “todo va bien” y  “estamos en ello”, y “no podemos hacer nada más , siendo las tres cosas mentira.

 Estamos jugando con fuego cuando la inspección por fraude en los alimentos no funciona, no funciona bien ni  para el etiquetado y composición de alimentos ni para definir la procedencia y su precio; pero aún es peor por la mala praxis en el manejo de esos mismos alimentos de cara a la salud, como acabamos de comprobar. Pero como eso es competencia de la Comunidad Autónoma ¿ o no?  Es del Ayuntamiento ¿o no? o del Estado, ¿o no?

Quizá sea de los tres, pero dicen que el uno no dio la licencia de apertura, - y eso a una empresa que funcione impunemente años- ,  eso si los ayuntamientos competentes si mandan a los guardias municipales cada semana a controlar al mercadillos que paguen a los que venden calcetines y calzoncillos a euro. Luego nos dicen que  el funcionario no controló,  el otro dice se equivocó de muestra…. Cada uno le echa la culpa al de mas allá

otro y entre todos se amparan. ¿Pero en manos de quién estamos?

 Estamos jugando en este país con fuego sin acordarnos de lo importante que es exigir y tener  garantizada una alimentación saludable, variada y a precio razonable, una vivienda asequible aunque sea con esfuerzo, una educación y una sanidad publicas aceptables e igual para todos los ciudadanos.

Estamos jugando con fuego también con una pésima prevención de incendios forestales en nuestro medio rural vaciado, que cuando no se quema una isla,  se queman amplias zonas forestales protegidas y  decenas de miles de hectáreas de masa forestal, pero eso no impide que tengamos a la directora general de política forestal y desarrollo rural retozona y pizpireta vacacionando por  la Europa más turística  los fines de semana y luciendo modelitos nuevos el resto de la semana en conferencias sobre lo bien que va el desarrollo rural. Claro es que eso seguro que es competencia del Ayuntamiento o de la Comunidad Autónoma. El ministro de bodas bautizos y comuniones que hay que representar a dos ministerios y hacer doble campaña pre-electoral.

Se nos olvida que el fuego al final quema.

 Alvaro Tapias

Visitas: 146

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

Comentario por Enrique el septiembre 30, 2019 a las 9:30am
Tiene toda la razón, esto tiene mala pinta

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2019   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio