La UE plantea aumentar su producción de proteaginosas para reducir la dependencia de las importaciones

Unión de Uniones se hace eco de la agenda prevista para el próximo Consejo de Ministros de Agricultura de la UE, que entre otros asuntos abordará el informe de la Comisión sobre la situación del abastecimiento de proteína vegetal y como mejorarlo. La presentación de las prioridades de la Presidencia Rumana y la Reforma de la PAC completarán el orden de día.

El Consejo de Ministros de Agricultura previsto para el próximo lunes 28 de enero será el primero del semestre en el que Rumanía asuma la Presidencia y en el que aprovechará para hacer públicos sus prioridades y su programa de trabajo hasta finales de junio.

Los Ministros proseguirán sus discusiones sobre la Reforma de la PAC, al margen del ambiente que va extendiéndose acerca de que ésta podría retrasarse y no entrar en vigor hasta 2023. En esta sesión los ministros mantendrán un cambio de impresiones sobre el nuevo modelo de aplicación presentado en los planes estratégicos de la PAC y sobre la propuesta de Reglamento de organización común de los mercados (OCM). La Comisión, por su parte, presentará la nueva arquitectura de pagos y condiciones medioambientales de su propuesta.

Debate sobre proteínas vegetales.
Pero también el Consejo celebrará un debate de orientación acerca del informe sobre el desarrollo de proteínas vegetales en la UE que la Comisión finalizó en noviembre pasado.

En el informe se constata que las necesidades de proteína vegetal de la Unión Europea ronda anualmente los 27 millones de toneladas de proteína bruta de los cuales nos vemos obligados a importar unos 17 millones de toneladas (un 63 %), en su mayor parte en forma de haba de soja (unos 30 millones de haba de soja, que equivalen a 13 millones de proteína bruta).

La dependencia de la proteína vegetal importada es aún importante pese a que la UE ha aumentado de manera importante la superficie de estos cultivos desde 2013. En 2018 se sembró un millón de hectáreas de soja, otros 2,6 millones de hectáreas de legumbres y 6,8 millones de hectáreas de colza. Sin embargo, la expansión de estas producciones tendrá que seguir lidiando en el futuro con la competencia de proteína cultivada fuera de la UE, la necesidad de desarrollar las cadenas de suministro y las OPs en el sector, el insuficiente reconocimiento aún de su papel ambiental, los cambios de preferencia en el consumo humano hacia proteínas vegetales (y no tanto animales) y los efectos de otras políticas.

La Unión Europea ha apoyado en el pasado el cultivo de proteaginosas, fundamentalmente, a través de tres ejes: su inclusión como cultivos de interés ecológico para el pago verde, una ayuda asociada específica y la posibilidad de entrar como cultivo objetivo en medidas de desarrollo rural.

La Comisión considera que se debe seguir en esa vía y somete a la Consideración del Consejo y del Parlamento en su informe cinco campos de acción.

En primer lugar, intensificar los apoyos a los cultivadores de proteaginosas en la futura PAC, para lo que el Ejecutivo comunitario les recuerda a los estados miembros que tienen la posibilidad de programar en sus Planes Estratégicos nacionales programas sectoriales para estos cultivos, aplicarles mayores beneficios por su papel ambiental, movilizar para las proteaginosas ayudas de desarrollo rural y establecer una ayudas asociada a su producciones. En realidad se trata prácticamente de los mismos instrumentos con los que ahora se cuenta… la diferencia es que la Unión Europea (la Comisión, en este caso) traslada casi íntegramente a los Estados Miembros la intensidad con la que quieran implantarlos en sus territorios.

La Comisión también propone: impulsar la investigación y el desarrollo en el sector, mejorar la transparencia en el mercado y promover los beneficios de las proteínas vegetales para la salud y el medio ambiente; así como diversas mejoras en la cadena de suministro, la investigación, las prácticas productivas sostenibles.

Unión de Uniones considera un objetivo deseable reducir nuestra dependencia de las importaciones de proteína vegetal, siendo este un cultivo perfectamente integrado en el potencial productivo de nuestra agricultura. Todas las medidas orientadas a ese objetivo serán bienvenidas. Pero la organización recuerda que, sin un precio remunerador para los agricultores, todas están condenadas al fracaso.

Visitas: 17

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2019   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio