LA UNIÓ de Llauradors prevé una disminución de la cosecha de algarroba de un 20% en relación a la pasada campaña

Critica la uniformidad de los precios de las dos últimas campañas debido a la presión ejercida por el lobby de compradores de algarroba.

LA UNIÓ de Llauradors estima que la cosecha de algarroba en el conjunto de zonas productoras de la Comunitat Valenciana podría ser de unas 9.200 toneladas, lo que supone una disminución del 20% sobre la pasada campaña. Por provincias se espera una reducción del 27% en Castellón un 22% en Alicante y un 16% en Valencia. En estos momentos el árbol está muy desequilibrado y se dan al mismo tiempo tres estadios distintos de crecimiento lo que generará sin duda este descenso importante de la cosecha.

Los precios de la pasada campaña se situaron de media en una cantidad que rondaba los 0,16 €/kg, que representaba un descenso del 25% respecto de la anterior, rompiéndose la tendencia al alza de los últimos años. Cabe señalar que la rentabilidad del cultivo se sitúa en valores por encima de 0,25 €/kg.

En los primeros meses de este año ya se han estancado las cotizaciones de manera estable en una cantidad irrisoria de 0,15 €/kg. Esta uniformidad del precio da claramente a entender que, supuestamente, existe por parte de los principales comerciantes un control total del precio en la lonja de referencia del producto, que es la de Reus. Con los precios actuales el cultivo de algarrobas es inviable y conllevará de nuevo el abandono de las explotaciones.

LA UNIÓ considera que el lobby de compradores de algarroba, con sede en la provincia de Tarragona, arruina a los productores al, presuntamente, acordar esos precios mínimos y recuerda que precisamente la Conselleria de Agricultura acaba de llegar a un acuerdo con ellos para el intercambio de investigación y divulgación tecnológica de la algarroba a través de un convenio publicado en el Diario Oficial que no va a dar soluciones a los agricultores y únicamente beneficiará a los comerciantes responsables de la bajada de precio. Ante ello, LA UNIÓ solicita que la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) actúe de oficio e investigue estas prácticas por si incumplen lo establecido en la Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria.

Otra tendencia que detecta LA UNIÓ y que pretende imponer este grupo es la reconversión de las variedades actuales muy adaptadas al clima y el territorio por otras variedades foráneas ricas en garrofín con la excusa de que lo que realmente vale es éste, cuando la tendencia del consumo actual es la pasta y además existe un gran excedente de garrofín que provoca su bajada de precio, lo que claramente indica que únicamente buscan su beneficio empresarial a costa de la inversión de los agricultores en una reconversión varietal de dudoso retorno económico.

Para más información: José Monroig, responsable cultivo algarroba LA UNIÓ (652 51 14 56)

Visitas: 339

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2021   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio