La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos considera discriminatorio el trato dispensado a las labores que realiza el viticultor en las medidas de reestructuracion del viñedo

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos considera discriminatorio el trato dispensado a las labores que realiza el viticultor por sus propios medios en las Órdenes y Resoluciones de aplicación de la medida de reestructuración y reconversión de viñedo de las distintas CCAA

Madrid 24 Marzo 2014.- La sectorial vitivinícola de la Unión de uniones reunida en Madrid considera que la reducción de las ayudas a la reconversión varietal y a la reestructuración de viñedo que se observan en la legislación de aplicación en las distintas CCAA supone una penalización injustificada para los viticultores que no cuenta ni con base legal ni con justificación económica suficiente.

Ni el Real Decreto 548/2013, de 19 de julio, para la aplicación de las medidas del programa de apoyo 2014-2018 al sector vitivinícola español, ni las instrucciones del FEGA sobre Control de la ayuda a la reestructuración y reconversión de viñedos amparan esta discriminación.

Las interpretaciones que tratan de justificar este agravio, tampoco se ajustan a derecho puesto que no aseguran la obligatoriedad que los EEMM tiene a la hora de aplicar los Programas de Apoyo al Sector Vitivinícola (PASV) de que su ejecución se lleve a cabo de manera objetiva, teniendo en cuenta la situación económica de los productores interesados y la necesidad de evitar un trato desigual injustificado entre los viticultores acogidos a estos programas.

Por otra parte, la Unión considera que no ha habido un análisis agronómico serio que permita esta diferenciación en costes que conlleva desarrollar las tareas por parte de una empresa o bien por parte del  propio viticultor.

Esta discriminación se constata en las Órdenes y Resoluciones de Cataluña, Valencia, Extremadura y La Rioja. No existe ninguna justificación económica del coste/hora de la mano de obra propia respecto a la contratada. Por tanto, es conveniente que se elimine esta diferenciación entre tareas realizadas con medios propios o con la contratación de terceras personas.

No es entendible que el trabajo de un viticultor valga menos, que si se contrata a un tercero porque lo más lógico siempre es que un profesional se haga sus labores del campo para cumplir con la reestructuración sin necesidad de contratar a nadie más.

 

 

Persona de contacto: Joan Santó Navarro (619 43 21 15) 

Visitas: 117

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2019   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio