Los premios nacionales Felipe Domènech en defensa de la agricultura recaen en Agustín Villarroya y el Parque Agrario del Baix Llobregat

Unió de Pagesos ha puesto en marcha hoy el Premio Nacional Felipe Domènech Costafreda con el acto de concesión del premio a una persona y una entidad la trayectoria de las que han destacado por la defensa de la agricultura y el compromiso con el país. Unió de Pagesos instituye hoy, con el acto celebrado en el Instituto de Estudios Ilerdenses, un punto de encuentro bienal de las entidades del país que, de una manera directa o indirecta, conforman el entramado social del sector agrario catalán .

El 1º Premio Nacional Felipe Domènech Costafreda a la persona distingue la trayectoria de Agustí Villarroya Serafini, nacido en Valls en 1948, técnico agrónomo especializado en viticultura y enología por la Universidad Politécnica de Barcelona. Desde 1970 hasta 2012, fue responsable de asesoramiento vitícola del Departamento de Agricultura, también el encargado de la red experimental de ensayos vitícolas. Ha ejercido de profesor de viticultura en la Facultad de Enología de la Universidad Rovira y Virgili. En la vertiente profesional, se convirtió en un técnico de referencia en viña en Cataluña durante más de 40 años, y por solidaridad con la agricultura contribuyó a la organización en la reanudación democrática.

El 1º Premio Nacional Felipe Domènech Costafreda a la entidad distingue el Parque Agrario del Baix Llobregat, constituido como consorcio en 1998 a partir de la confluencia de la reivindicación del campesinado y el interés de las administraciones locales de 14 municipios, el consejo comarcal y la Diputación de Barcelona en la protección de los espacios naturales y agrarios. Posteriormente, se añadió el Departamento de Agricultura de la Generalitat. La finalidad perseguida ha sido la de consolidar la agricultura profesional en un territorio periurbano. Otros territorios metropolitanos encuentran en el Parque Agrario del Baix Llobregat un referente de estrategias y camino a seguir en la protección de la actividad agraria.

Este premio nacional debe servir para proyectar el legado humano de Felipe Domènech (Artesa de Lleida, 1951-2013), quien fue eje de la actividad agraria en Cataluña. Trabajó incansablemente para que el campesinado tuviera una seguridad social justa y buena parte de las mejoras conseguidas se le deben a él. También vertió todas sus capacidades para defender un modelo de gestión del agua actual a las necesidades de la agricultura y el país. El jurado, integrado por personas del mundo agrario, universitario y cultural, responde a la necesidad de buscar en nuestra sociedad aquellos elementos destacados que se pueden emparentar con los valores de nuestro añorado compañero.

El galardón distintivo es obra del artista de Cervera, Xavier Badia. Se trata de una pieza realizada en resina de poliéster y resina transparente. Composición representada por un puño que emerge de las aguas con un terrón húmedo, símbolo de la tierra regada. La mano aprieta el terrón con fuerza, representa la seguridad de no dejar ir lo que se necesita, y el puño alzado adquiere el significado de la lucha por un trabajo digno.

Visitas: 133

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2019   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio