¿Necesitamos otros partidos? ¿otras políticas? u ¿otra clase política? "El Picotazo" de Álvaro Tapia

Cuando los mismos partidos que han tenido la mayoría absoluta y el poder en el país durante cuarenta años, se quejan del chantaje de los nacionalistas, nos toman por tontos; sobre todo si caemos en la cuenta de han tenido durante décadas, las mayorías parlamentarias y la oportunidad de cambiar la ley electoral y hacer que los votos obtenidos por cada partido reflejen proporcionalmente un tanto por ciento mucho mas equiparable al de diputados obtenidos.

Pero no lo han hecho y ahora quieren criminalizar ante los ciudadanos, el que se pacte con esos grupos para gobernar, como si esos diputados (nos caigan más simpáticos o menos) no tuvieran el mismo derecho legal a representar  a los ciudadanos que les han votado, como por otra parte lo hacen el resto de los partidos.

 El hartazgo de millones de españoles sobre esto, sobre la corrupción y sobre otras cuestiones, ha hecho posible la llegada al arco politico, de Ciudadanos, Podemos  y de Vox y eso al PSOE y al PP les ha complicado mucho poder mantener su habitual modo de gobernar en las últimas décadas, “ahora mando yo y no negocio contigo” y después "mandaras tú y harás lo mismo", eso ha venido siendo asi, durante décadas con la excepción de cuando ha sido necesario el apoyo de los grupos nacionalistas, si los números no daban.

 El sector agrario no ha sido una excepción en la manera de hacer política, si bien hay que reconocer que la existencia y aplicación de una Política Agrícola Común en Europa en este sector,  -que es inexistente en otros sectores de la economía-, ha filtrado, modulado y atemperado (para bien o para mal); las posiciones partidistas sobre la política agrícola que podía hacerse en el país y en cada una de sus Comunidades Autónomas. Estas, aun siendo las que ostentan la competencia casi exclusiva en materia de agricultura, ganadería y medio rural, han acabado aplicando en realidad las mismas políticas independientemente de los partidos que las gobernasen con ligeras diferencias, pero cada vez más imperceptibles, incluso para los agricultores y ganaderos.

 Pero "el quítate tú que me ponga yo" de los partidos históricos permanece; el PSOE y el PP se aferran al esquema que hizo posible el bipartidismo durante tantos años,  y lo hacen especialmente en el medio rural, donde estan más implantados y donde los cambios politicos y sociales suelen llegar años o incluso décadas después.

 Mientras que Ciudadanos no caiga en la cuenta de que sólo con sus soluciones generalistas para autónomos y alguna foto en tractor o con una vaca, no ganará mucho peso en el medio rural y Podemos no comprenda,  que sólo con sus mensajes ecologistas y sus discursos hacia propietarios de huertos urbanos y animalistas, no son suficientes para llegar a la mayoria de la gente de los pueblos; a ambos partidos les será difícil obtener rapidamente importantes respaldos en las zonas rurales. Por esta causa el bipartidismo en el medio rural morirá , pero más lentamente que en las ciudades.

 Mientras, en España las diferencias sociales y territoriales aumentan,  muchas cosas que considerabamos hasta ahora derechos llevan camino de convertirse en lujos:  el empleo estable, la vivienda, la sanidad universal, la educación, las pensiones dignas; pero en el medio rural,  esos problemas se agudizan y acentúan, quiza con la excepción de la vivienda.

 ¿No les parece que a estas alturas deberíamos preguntarnos  si lo que necesitamos en este país,  son otras maneras de concebir y hacer política? Otras formas, con menos insultos y descalificaciones,que incorporen a la clase política a otro tipo de personas, más implicadas con los problemas reales de la gente y del territorio donde son elegidos y menos con los de sus formaciones políticas?.

 No necesitamos diputados marionetas

 Creo que necesitamos menos diputados "marionetas" que sólo actúan ateniéndose a la disciplina del aparato de sus partidos, -que son los que deciden quien va y en que puesto de la lista electoral-, y más políticos con personalidad y criterio propio, con honestidad, con palabra y con ideología, pero que puedan y sepan superar la propaganda partidista.

 Hace unos días, presencié un debate entre Manuela Carmena Alcaldesa de Madrid, que como todo el mundo sabe es de izquierdas y Francisco de la Torre,  alcalde de Málaga por el  Partido Popular, vi un dialogo sincero y respetuoso desde la discrepancia, sin poner por delante eso que ahora llaman "cordones sanitarios", me pareció, no solo bien,  si no otro nivel, como si estuviera en un país más civilizado, donde políticos de muy distinta ideología saben que se puede construir y consensuar en aras al bien común, sin que eso suponga " rebajarse", ni traicionar al electorado,  ni a sus votantes;  otro estilo, poco frecuente en la actualidad,  pero que sinceramente creo que nos hace mucha falta en España, también en el medio rural.  

Buena semana a todos

Visitas: 261

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2019   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio