Se necesita más control sobre las importaciones de productos ecológicos a la UE

Esta es una de las recomendaciones que el Tribunal de Cuentas Europeo hace en su reciente informe sobre los sistemas de control de productos ecológicos, y que Unión de Uniones recoge en su web.

Los auditores de la UE consideran que se ha mejorado mucho en los últimos años en cuanto a la acreditación de los productos ecológicos, pero que aún se puede avanzar. La organización resalta que, uno de los puntos críticos en donde se debe mejorar, según el Tribunal de Cuentas, es en los controles a los productos ecológicos importados, que siguen siendo incompletos. De entre los varios países sondeados para la elaboración del informe, en el caso de España se han realizado exámenes documentales y entrevistas por videoconferencia con representantes de Andalucía.

Según un nuevo informe del Tribunal de Cuentas Europeo, el sistema de control de productos ecológicos ha mejorado en los últimos años, pero persisten algunas dificultades. Son necesarias medidas adicionales para subsanar las insuficiencias que siguen existiendo en los Estados miembros y mejorar la trazabilidad de los productos, señalan los auditores.

Los auditores remarcan que los precios que pagan los consumidores por los productos con etiqueta ecológica de la UE a veces son considerablemente más elevados que los de los productos convencionales y que la gran mayoría de productos ecológicos consumidos en la UE se producen en dentro de nuestro territorio.

Por otro lado, el Tribunal considera que al no existir pruebas científicas que sirvan para determinar si un producto es ecológico o no, adquiere una vital importancia para garantizar a los consumidores que los productos ecológicos que compran lo son realmente, el disponer de un sistema de control sólido y fiable que abarque toda la cadena de suministro, desde los productores a las empresas del sector alimentario, los importadores y los distribuidores.

El sector ecológico de la UE ha crecido con rapidez desde que el Tribunal de Cuentas hiciera su anterior informe en 2012 y lo que se ha constatado con el de ahora es que el sistema de control de la UE de la producción, transformación, distribución e importación de productos ecológicos ofrece en la actualidad mayores garantías a los consumidores y que se han implementado en general sus anteriores recomendaciones.

Los Estados miembros auditados previamente han tomado medidas para mejorar sus sistemas de control y la Comisión ha reanudado sus propias visitas de control, habiendo inspeccionado la mayoría de los Estados miembros. Sin embargo, siguen existiendo algunas insuficiencias, como por ejemplo, que la aplicación de medidas de ejecución para sancionar los casos de incumplimiento no se ha armonizado en toda la Unión, así como la lentitud de las autoridades y órganos de control de los Estados miembros en la comunicación de dichos incumplimientos.

Ojito con los ecológicos importados

A Unión de Uniones le parecen especialmente interesantes las conclusiones y recomendaciones del Tribunal de Cuenta en relación al control de los productos ecológico importados.

Pese a que la mayor parte del consumo de la UE se abastece con nuestra propia producción, en 2018, la UE importó productos ecológicos de más de 100 países terceros. En realidad la autoridades europeas no certifican estos productos que vienen de fuera, sino que se permite su entrada como ecológicos sobre la base considerar que el trabajo de sus organismos de control es equivalente al de los de la UE.

Precisamente, Unión de Uniones recuerda que ésta ha sido una de las cuestiones que se han reformado en el nuevo Reglamento 2018/848 sobre producción ecológica y etiquetado de los ... que reemplazará, en términos generales, el principio de equivalencia de los productos ecológicos importados, por el principio de observancia. El principio de equivalencia, que ha sido el evaluado por el Tribunal de Cuentas en su informe, permite la comercialización como ecológicos en la UE de alimentos que no cumplen exactamente los mismos requisitos y parámetros que se exigen a los elaborados en Europa, pero que cumplen unas exigencias reconocidas por la Unión Europea como equivalentes.

Por otro lado, según el principio de observancia, el nuevo reglamento establece, que los productos importados deben cumplir las normas europeas, así como los mecanismos para que la UE pueda controlar que la certificación de dicho cumplimiento es correcta.

En todo caso, se sigue manteniendo la posibilidad de permitir la entrada a productos “equivalentes”, en el marco de acuerdos internacionales.

En todo caso, los auditores han constatado que la Comisión, en estos años, ha comenzado a visitar órganos de control en los países exportadores de productos ecológicos a la UE. Hasta la fecha, esta medida ha abarcado los sistemas que se aplican a aproximadamente un tercio de las importaciones certificadas por organismos de control equivalentes. No obstante, para la Comisión es complicado supervisar los organismos de control equivalentes en otros países fuera de la UE y, además, cuando la Comisión identifica insuficiencias, se puede tardar un tiempo considerable en subsanarlas en todos los organismos de control que operan en esos países.

También los auditores han apreciado insuficiencias en los controles efectuados por los Estados miembros de los envíos entrantes y confirmaron que, en algunos Estados miembros, los controles realizados por los órganos de control a los importadores seguían siendo incompletos.

Por último, en el diagnóstico realizado, el Tribunal realizó igualmente un examen de la trazabilidad de los productos ecológicos, concluyendo que, pese a las mejoras observadas en los últimos años muchos productos no pudieron rastrearse hasta el productor agrícola y en algunos casos el ejercicio de trazabilidad duró más de tres meses.

Recomendaciones.

A la vista del informe, el Tribunal de Cuentas ha recomendado que se realicen una serie de cambios en tres aspectos concretos, que deberían implementarse de cara a 2020:

Subsanar las insuficiencias que persisten en los sistemas de control y en la presentación de informes de los Estados miembros

  • hacer un seguimiento de las insuficiencias persistentes que el Tribunal identificó en los sistemas de control de los Estados miembros;
  • velar por una mayor armonización de la definición de irregularidades e infracciones, y sus correspondientes medidas de ejecución a través diálogo con los Estados miembros y de la adopción de actos de ejecución;
  • facilitar orientaciones a las autoridades competentes para que mejoren su elaboración de informes, por ejemplo, colmando las lagunas informativas en sus informes anuales

Mejorar la supervisión de las importaciones mediante una mejor cooperación

  • mejorar la supervisión que ejerce sobre los organismos de control equivalentes, reforzando la cooperación con los organismos de acreditación y las autoridades competentes de otros grandes mercados de importación;
  • evaluar sin demora los informes anuales de los organismos de control equivalentes y de terceros países equivalentes;
  • facilitar directrices a los Estados miembros sobre la forma de llevar a cabo controles específicos en la supervisión de los organismos de control de los importadores y de los productos ecológicos importados.

Realizar controles de trazabilidad más completos

  • realizar ejercicios de trazabilidad fuera de las fronteras de la UE en su actividad supervisora de productos importados y emplear los resultados para orientar mejor las auditorías o los controles ad hoc en los organismos de control y en terceros países;
  • analizar, junto con las autoridades competentes, los resultados de sus pruebas de trazabilidad a fin de identificar insuficiencias y posibles medidas correctoras;
  • mejorar, de cara a 2024, la accesibilidad transfronteriza a los datos sobre certificados ecológicos y exigir a los organismos de control en terceros países que publiquen en línea una lista de los certificados.

Unión de Uniones considera que, en general, el informe pone de relieve el excelente trabajo y el compromiso de los agricultores y ganaderos ecológicos de la Unión Europea, que está sujetos a un sistema de controles que acredita la calidad de su producción y el respeto a las normas ecológicas. La organización exige que el mismo rigor que se aplica a nuestras explotaciones se exija también a los productos importados y que se etiquete la procedencia de los mismos, para que los consumidores tengan todas las garantías de que un producto etiquetado de ecológico realmente lo es y para que también puedan decidir responsablemente tomar con sus decisiones que modelo quieren apoyar.

Visitas: 20

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2019   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio