UCCL alerta de importantes problemas fitosanitarios en algunas regiones de los cereales de Castilla y León

La Unión de Campesinos de Castilla y León, se muestra alarmada por la situación extrema de sequía que está viviendo la zona Sur de Castilla y León ante la falta de lluvia en los dos últimos meses. Es tiempo de siembra, y el suelo se encuentra totalmente seco, por lo que dificulta que las sementeras salgan adelante y las que lo hacen salen con baja nascencia.

En la zona norte nos estamos encontrando con importantes problemas fitosanitarios, sobre todo en los cultivos de cereal, donde la prohibición de la quema de rastrojos ha contribuido a la proliferación de insecto como el Zabro, el gusano de alambre y determinados hongos, están dificultando la consecución del cultivo nada más terminar la siembra.

El Zabro, un pequeño coleóptero que se alimenta de material vegetal de trigo y cebada, se localiza fundamentalmente en las provincias de Palencia, Burgos y Valladolid. Para combatir a este pequeño insecto, una de las mejores formas, es eliminar toda la paja y ricio durante el verano, por lo que la quema de rastrojos sería una de las prácticas idóneas para combatir a este insecto antes de dañar nuestros cultivos.

Por eso, esta Organización Agraria sigue insistiendo en la conveniencia de que la Consejería de Agricultura y la Consejería de Medio Ambiente pongan en marcha la quema controlada de rastrojos. Conscientes del riesgo que las quemas suponen, UCCL consideramos que las mismas deben realizarse a partir del 15 o del 20 de septiembre en función de cómo se presente el año.

“En años anteriores, las quemas no han estado permitidas y las consecuencias de ello las estamos sufriendo los agricultores, que nos encontramos como nuestros cultivos tienen una elevada presencia de plagas”, como los mencionados anteriormente, “que contribuyen a que se encarezcan los costes de producción por los tratamientos con fitosanitarios, la disminución en parte de los rendimientos y a esto se añade los bajos precios actuales de los cereales, lo cual dificulta aún más la rentabilidad de la gran mayoría de las explotaciones de Castilla y León que tienen en mayor o menor medida cereales en sus explotaciones, además de no contribuir a la protección del medio ambiente, por el uso continuado que se debe realizar de sustancias químicas para el control de las plagas”, declara Isidro del Campo, responsable de cultivos herbáceos de Castilla y León.

Visitas: 124

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2019   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio