Unió de Pagesos estima que la producción de cereales de esta campaña ha sufrido un descenso entre el 10% y el 20% por las adversidades climáticas

Unió de Pagesos considera que, a pesar de las abundantes lluvias de primavera que hacían prever en Cataluña una buena campaña para el cereal de invierno, ésta ha resultado floja, con un descenso de la producción entre el 10% y el 20% de la media los últimos tres años.

Después de la siembra durante los meses de otoño, las altas temperaturas de noviembre y diciembre, anormales para la época, y la falta de lluvia, provocaron un mal nacimiento de las plantas, pocos ahijados por planta y una mayor incidencia de daños causados por coleóptero Zabrus tenebrioides, insecto que afecta sobre todo a las parcelas ubicadas en zonas de umbría.

En febrero, las lluvias y las temperaturas adecuadas hacían prever una recuperación de los sembrados, pero en primavera, el exceso de agua terminó afectando el buen desarrollo de trigos y cebadas. La prolongación de las lluvias hizo necesarios para el rendimiento final del cultivo los tratamientos fungicidas y herbicidas para el control de yemas, septoriosi, cenicienta y rincosporiosi en cebadas y trigos, así como para la mayor presencia de malas hierbas. Sin embargo, las continuas precipitaciones también dificultaban encontrar el momento óptimo para los tratamientos fitosanitarios y, a la vez, provocaban un lavado de los nitratos del suelo, que, al no poder ser aprovechados por el cultivo, reducían el potencial productivo del cultivo. Ha habido una diferencia de rendimiento de hasta 1.500 kg / ha según la eficacia del tratamiento fungicida y herbicida realizado.

Debido al tiempo adverso, la cosecha de cereales comenzó con un retraso de unos 15 días respecto a un año normal, y ha sido floja, pero a diferencia del cereal proveniente de otras zonas con estrés por sequía, este año los cereales de Cataluña presentan un nivel muy bajo de micotoxinas.

En cuanto a la situación del mercado mundial, hay que indicar que este año hay una reducción de la producción de cereal en Europa. Los datos del 26 de julio de la Comisión Europea indicaban una reducción de la producción del 2% en cebada y del 4,4% en trigo blando, los principales cereales producidos en Cataluña. Asimismo, los principales países cerealistas del mundo, Ucrania, Rusia, Australia y Estados Unidos, de los que importa Cataluña el cereal, tienen reducciones de cosecha importantes, sobre todo por la baja pluviometría y las altas temperaturas, que provocan unos niveles más elevados de micotoxinas .

Esta situación mundial de falta de producto y una previsión del incremento de la demanda mundial de cereales del 0,9%, estimada por el Consejo Internacional de Cereales (CIC), ha hecho aumentar el precio en origen en Europa y en el resto del mundo . Sin embargo, en España, la industria agraria, especialmente las fábricas de pienso, están frenando el precio en origen hasta el punto de que la diferencia entre los precios del trigo, la cebada y el maíz de Francia y los de Lleida no tiene justificación por razones de mercado y sólo pretende condicionar a la baja el precio en origen del cereal que percibe la agricultura, para poder comprar por debajo del precio del mercado. Por este motivo, Unió de Pagesos pide a la industria agraria cerealista catalana que colabore en un reparto justo y equilibrado de la cadena de valor y deje de alterar, artificialmente, el precio en origen del cereal en Cataluña.

Visitas: 22

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2018   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio