Unió de Pagesos insiste en exigir al Departamento y al Ministerio que corrijan los olvidos y errores en la adecuación del IRPF 2019 para un trato justo y equitativo de los agricultores

Unió de Pagesos exige tanto al Departamento como al Ministerio de Agricultura la corrección del conjunto de olvidos y errores detectados en la Orden HAC / 329/2020, de 6 de abril, por la que se reducen para el período impositivo 2019 los índices de rendimiento neto aplicables en el método de estimación objetiva del IRPF para las actividades agrarias afectadas por diversas circunstancias excepcionales, ya que, de lo contrario, se verán sometidas a soportar una carga fiscal injusta en el IRPF del 2019, ahora está en periodo de presentación.

La organización reclamó a ambas administraciones, mediante una corrección de errores cuando se publicó esta orden y también cuando se publicó una corrección de errores el 5 de mayo, ya que ésta también contenía errores. La respuesta obtenida en el caso del Departamento de Agricultura fue que no le constaba el grado de afectación, y en cuanto al Ministerio, que la Generalitat no se lo había pedido.

Unió de Pagesos considera que los agricultores afectados por las siguientes circunstancias excepcionales durante 2019 no tiene que pagar los platos rotos de un mal sistema de peritaje y comprobación de la veracidad y el alcance de las afectaciones sufridas, por parte de ambas administraciones .

INCENDIO RIBERA DE EBRO. Para la organización, es incomprensible que el incendio originado en la Ribera de Ebro el 26 de junio de 2019, que arrasó entre el 73% y el 83% de la superficie en producción de almendros y olivos de los municipios de Flix, la Torre del Español y Vinebre, así como la única explotación de ovino de la Torre del Español, no se incluyan con el correspondiente índice reducido en la Orden HAC / 329/2020, cuando la magnitud de los daños fue considerada en el Real Decreto-ley 11/2019, de 20 de septiembre, por el que se adoptan medidas urgentes para paliar los daños causados ​​por temporales y otras situaciones catastróficas.

GANADERÍA EXTENSIVA. También considera incomprensible que las orientaciones productivas de ganadería extensiva de vacuno de carne y de cría extensiva, vacuno de leche, caprino de carne, caprino de leche, ovino de carne, ovino de leche, a raíz de la sequía que afectó a los pastos, tengan en todo el Estado índice reducido en el orden, mientras que para las mismas pastos y con la misma sequía, el equino en Cataluña sólo lo tiene en Espinelves, Vidrà y Viladrau, municipios de Osona, y en las comarcas del Berguedà, Osona, Alta Ribagorça, el Pallars Jussà y el Pallars Sobirà, pero no en el Ripollès, toda la Cerdanya y el Valle de Arán.

FRUTOS SECOS, VID Y FORRAJE. Es incomprensible que la producción de frutos secos, afectada por la sequía y los golpes de calor, reconocida en algunos municipios y comarcas de Cataluña o en otras orientaciones productivas, no figura con el correspondiente índice reducido en el orden en el caso de la Anoia, Alt Camp, Baix Camp, Conca de Barberà y la Terra Alta, con afectaciones generales en la producción del 33%.

En cuanto a la uva para vinificación en DO, afectado por la sequía y los golpes de calor, no se incluyen las comarcas de Anoia, Priorat, Ribera d'Ebre y la Terra Alta, con afectaciones generales en la producción del 33%. Así como tampoco la granizada que afectó a los municipios de Barberà de la Conca y Sarral con una afectación del 32%.

En cuanto a la orientación productiva de forraje, afectada por la sequía y con afectación reconocida en buena parte de las comarcas de Cataluña o en las orientaciones productivas de ganadería extensiva con unos índices reducidos en el orden, mientras que para la misma sequía, no se incluyen con el mismo índice reducido las comarcas del Anoia, el Plan de Urgell y la Val d'Aran.

HUERTA Y CEREALES. Tampoco se ha recogido la granizada que afectó a las producciones de huerta del municipios de El Bruc, con la práctica totalidad de la producción, ni el hecho de que la Segarra, como sucedió en las Garrigues y la Conca de Barberà, vio reducida en un 50% la producción de cereal y de colza respecto a lo que sería un año normal por las elevadas precipitaciones en el momento de la siembra. Esta situación provocó nacimientos irregulares y no nacimientos y una reducción del 70% en la producción de paja de cereal. Por este motivo, la pérdida de ingresos no puede suponer la adecuación del módulo general del 0,18 en cereal y del 0,22 en oleaginosas, sino que debería ser, para la comarca de la Segarra, del 0,13 en cereal y del 0,16 en oleaginosas (o más concretamente, para el cultivo de la colza).

FRUTA DULCE. Finalmente, en fruta dulce y para todo el Estado, la reducción del índice sólo supone una reducción del 18,91%, ya que pasa del 0,37 al 0,30.La organización recuerda que los agricultores de la fruta está inmersa en una grave crisis de precios desde el 2014, y muy especialmente, los productores de melocotón y nectarina, que, de las últimas seis campañas sólo pudieron cubrir costes de producción la del 2016 y del 2018. La caída de ingresos que ha sufrido el sector en 2019 ha sido del 66% en fruta de hueso y del 40% en fruta de pepita, respecto al cálculo de los índices tenidos en cuenta en la situación anterior a la crisis de precios desde el veto ruso, dada la situación de crisis de mercados del 2019 y los fuertes calores del verano, que provocaron la merma de los frutos en el campo y en las centrales de confección. A estos factores hay que sumar los encarecimientos de los costes de producción. Tampoco se ha tenido en cuenta la granizada que afectó a los municipios de Castellnou de Seana, Golmés y Vila-sana, el Pla d'Urgell, con una afectación del 50%.

Foto: ARXIU / Hermínia Sirvent

Visitas: 12

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2020   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio