El Picotazo: "Cuando los ladrones van a la oficina”

Aprendimos de pequeños algunas cosas que damos por ciertas, pero que pueden no serlo al menos en su totalidad, algunas de ellas en el terreno de los conceptos, aunque  hay muchas más.

En este sentido, Eduardo Punset comenta que, cuando sus nietos le cuentan lo que aprendieron en la escuela, él les pregunta: ¿y no habéis desaprendido nada hoy? Con ello, llama la atención sobre la importancia de cambiar conceptos erróneos o mal aprendidos y la conveniencia de estar dispuestos a rectificar, sobre lo que consideramos nuestras verdades. Todo ello lo recomienda, para un mejor funcionamiento de nuestro cerebro y de nuestra capacidad de comprensión. A mí me parce muy acertado lo que dice.

Creo que muchos tenemos interiorizado que el ladrón está encuadrado en un perfil de persona  necesitada y desesperada que “se tira al monte” para poder vivir;  y el delincuente profesional, en alguien, que lo acaba siendo, por no saber hacer otra cosa, o porque le parece más fácil la vida ganándose el dinero,  al margen de la ley;  pero me parece que  siempre hemos tenido entendido que estas personas, en el fondo, lo hacían como un modo para poder sobrevivir.

 Aunque la delincuencia organizada y las mafias parecen otra cosa, porque suman personas estructuras, medios y una cierta organización. Pero incluso muchas de estas, han debido su origen como forma de ofrecer protección y capacidad de supervivencia, a colectivos de inmigrantes o a personas que afrontaban un mundo nuevo y difícil desde la debilidad. Por lo que en general,  siempre hemos asociado la imagen mental del ladrón al del necesitado que pierde la moral y roba para sobrevivir.

Los robos en el medio rural

A este concepto que tenemos aprendido se asocia lo que en los últimos años, los agricultores y ganaderos, estamos sufriendo con toda clase de robos en nuestras explotaciones, desaparecen motores, transformadores, maquinaria, ganado, cables de cobre, necesarios para el funcionamiento de las instalaciones de riego, cosechas etc, etc.  Es muy probable que el perfil del delincuente que comete estas tropelías, sea el que tenemos en la mente y que acabo de describir.

Estamos hartos de estos hechos, lo hemos denunciado de todas las formas posibles. Las administraciones deben poner solución a estos problemas de inseguridad, y dedicarles suficiente tiempo y recursos,  para que las medidas tengan eficacia, que no lo hacen.

Pero no deberíamos olvidar que los ladrones que más daño nos están haciendo, tienen otro perfil, no van a robar melones por las noches o a por aceitunas “luneras”  al olivar.

Los otros "robos"

Ahora, hay otros que son de"guante blanco" que  no se molestan en ir al campo, los ladrones van a la oficina. Cuando roban, no lo hacen por necesidad, ni son tan simpáticos como lo eran los personajes, magistralmente interpretados en la serie de Antena 3, que con ese nombre se emitía hace  años -y que ahora vuelven a reponer-.

Porque ¿Cómo llamaríamos a lo que está pasando,  con la "desaparición" de muchas de nuestras prestaciones sociales, con los abusos de las grandes compañías y con todo lo demás?

Por eso yo me pregunto, cuando nos quitan urgencias sanitarias en los pueblos ¿nos roban? Cuando hay que pagar por medicamentos que antes, teníamos derecho a consumir gratis  ¿También nos roban? .

 Cuando los niños tienen menos profesores para recibir su formación  y desciende la calidad de la enseñanza ¿ Nos están robando derechos?.

¿Cuándo a los agricultores y ganaderos nos retrasan años el pago de ayudas comprometidas y presupuestadas  ¿Nos estarán robando también? Y si suprimen otras ayudas que recibíamos  sin haberlo avisado ni propuesto en los programas electorales ¿Nos quitan algo a lo que teníamos derecho?

Hay otros aspectos,  como los que tienen que ver con la vida normal que llevamos,  pero no como profesionales agrarios, sino como  ciudadanos y en ese sentido cabe preguntarse ¿Qué ocurre cuando el recibo de la luz sube y sube, la redacción de la factura es incomprensible y lo que nos cobran no tiene que ver con lo realmente consumido? ¿Nos estarán engañando?

Cuando baja el barril de petróleo y el gasóleo o la gasolina y no bajan en la misma proporción ¿nos roban? Cuando se dan miles de millones de dinero público – o sea del público- a los bancos privados para cubrir pérdidas por mala gestión   ¿Nos estarán robando?

Cuando nos damos  de baja de una compañía de teléfono o de internet, y nos siguen pasando el recibo del mes siguiente y el del otro y no hay manera de que te lo devuelvan ¿nos roban?

Me pregunto también si era lícito que  hace unos años, los constructores cobraran las viviendas un 40%-60%  más de lo que valían en realidad, según ahora se nos informa.   O por el contrario es en el presente cuando nos engañan, al traspasar las viviendas invendibles -a los precios que ellos quieren-  a un llamado banco malo, para que las pérdidas  las sumamos también  los ciudadanos a través del erario público.

Cuando el dinero de los presupuestos se gasta en campañas de publicidad institucionales sobre lo bien que lo hace el gobierno -da igual si es nacional o regional y el signo político-   promocionando que se haga esto o aquello, ¿no nos engañan?. o ¿es  una pura casualidad que en  los medios de comunicación receptores de esas campañas, salgan después “muy favorecidos” los políticos que las aprueban? o  ¿Nos estarán robando, o es que yo soy muy mal pensado?

Simplificando y resumiendo, creo que se debe exigir a las autoridades que den medios a  las fuerzas de seguridad para que eviten los robos en el medio rural, los del campo, los de diario. Con los robos son grandes los destrozos que nos originan, sin embargo, en muchas ocasiones, el beneficio que obtienen es pequeño, por lo que  la  reincidencia  y la impunidad son altas y el castigo si les cogen, leve. 

Pero no nos olvidemos de “los otros robos”, los  más grandes, como por ejemplo, los que se producen cuando nos endeudan sin nuestra autorización, ni conocimiento,  a través de nuestro ayuntamiento, de nuestra comunidad autónoma, de nuestro estado.

El pago de muchas de esas deudas, incluidas las que contrajeron los bancos, es en buena parte lo que  nos ha conducido a donde estamos; a un presente de desempleo, de más impuestos  y menores prestaciones sociales.

De seguir por este camino, vamos encaminados muchos ciudadanos hacia una vejez de indigencia, con  pensiones más bajas y menores coberturas sanitarias; a la vez que les roban el futuro a nuestros hijos, obligándoles a pagar unas prestaciones en educación, sanidad, justicia, transporte,  etc  más caras, con unos sueldos más baratos.  

¡Ojala que no nos conformemos!, mientras nos roban nuestros derechos como ciudadanos y espero que no olvidemos que ahora, los verdaderos ladrones no son indigentes, no van mal vestidos, no te miran de reojo, ni te intentan quitar la cartera a punta de navaja. Ahora los verdaderos ladrones, visten bien, tienen dinero, van a oficinas lujosas y lo que nos roban, es el presente y el futuro. 

Visitas: 490

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2020   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio