El Picotazo de Alvaro Tapia: Manifestaciones Agrarias Ya nos hemos desahogado y ahora ¿Qué?

Que los agricultores y ganaderos estamos mal es evidente, que las causas son múltiples también, sin ir más lejos el aumento de los costes de producción, precios bajos, malos servicios en el medio rural, mucha burocracia, gran dependencia de las subvenciones PAC, mal reparto de las ayudas, etc,

 Pero todo eso no es nada nuevo, aunque haya ido empeorando poco a poco hasta que una gota colma el vaso y este se vierte. Pero ¿cuáles han sido los motivos últimos del estallido social? ¿Cual la gota o gotas que han hecho posible que se visibilice ahora este descontento social en el campo?

Planas es un hombre probablemente gris, sin mucha vocación agraria, ni rural, ha estado año y medio mareando la perdiz aplazando asuntos a ver si llegaba un gobierno que no estuviera en funciones y un horizonte de legislatura con un presupuesto que no fuera el de Mariano Rajoy, manteniendo al equipo de derechas de su antecesora.

 Pero ¿ha sido él la causa de la situación actual? A mi juicio No

No lo ha sido, aunque tampoco es que haya contribuido mucho a las posibles soluciones, la verdad.

Las causas hay que buscarlas más atrás en el tiempo, algunas son ancestrales, pero otras se han ido agravando de forma notable en las dos legislaturas anteriores, por ejemplo con una PAC que se anunciaba con el mismo presupuesto pero que nos mintieron y se recortó el dinero, o cuando García Tejerina ponía muchos esfuerzos en firmar acuerdos, todos ellos supuestamente históricos, sobre la cadena alimentaria, pero que el tiempo ha demostrado  que eran  meramente estéticos e inútiles: Codigo de buenas prácticas comerciales – ya vemos a donde nos han llevado- ; acuerdos lácteos con la industria y opas que no han servido para nada y que no han evitado la ruina de miles de ganaderos; constitución de Interprofesionales que han resultado en buena parte inútiles, -algún día hablare de la del aceite y sus soluciones y lamentables resultados-  eso si todo firmado rubricado y fotografiado con foto de familia sonriente de todos en las escaleras del ministerio. Ministra feliz rodeada entre otros, de las tres opas que ahora denuncian y se rasgan las vestiduras vista la inutilidad de sus propios acuerdos, eso si sin entonar ningún “mea culpa”

Por si fuera poco, las cuentas de la Renta Agraria cada año se inflaban más anunciando grandes mejoras generalizadas en las cuentas  del sector, cada año era más grande el globo de esa España rural inexistente y virtual del “todo va bien”. Esa España a la cabeza de la renta agraria europea, se vendía hasta hace cuatro días, por los pueblos y capitales de provincia  haciendo Tejerina campaña electoral del PP no sin poca soberbia y autobombo.

Las OPAS que se dicen así mismas representantes exclusivas del campo ¿Dónde estaban? Algunas aplaudiendo y no sé si contribuyendo más o menos a los maquillajes virtuales de la realidad agraria maravillosa que se hacía desde el gobierno. Otras mantenían un clamoroso silencio, a veces entre refunfuños que parecían más a un intento de justificar que revindicaban algo, pero sin salir de su aburguesamiento y comodidad institucional y cuasi funcionarial.

 Mientras, el campo y la ganadería se arruinaban y los chicos de la Union de Uniones gritaban en el desierto, aportando datos informaciones y manifestaciones de que la cosa no iba bien.

 El sector agrario es bastante conservador en lo político, aunque no lo sea de forma uniforme y absoluta. Por eso, si a una situación objetivamente mala de los agricultores y ganaderos, le sumamos un año de bajos precios de fruta, aceite y vino entre otros, grandes daños climatológicos, y por si fuera poco la consolidación de un gobierno de izquierdas al que culpar de todo -que tiene la derecha enrabietada e insultona-  La cosa se calienta más y si encima al ministro se le ocurre anunciar una posible revisión de los sillones de la representatividad agraria, para hacerla más democrática… La tormenta perfecta está servida.

 Vale, pero ¿qué va a quedar de todo esto? ya nos hemos desahogado en las manifestaciones, las carreteras y quizá la sociedad sea un poco más consciente de nuestros problemas, pero  recordemos  la corta memoria que tiene la sociedad española y seamos prácticos ¿Ahora qué?

 Los mismos supuestos representantes de los agricultores, con las mismas formulas los mismos discursos lastimeros de “no podemos vivir” (por muy real que sea) o el coraje y la rabia desatados en un corte de carretera o tirando una valla (por muy comprensible y justificado que esté el cabreo), si solo va a ser eso, no vamos salir de donde estamos.

Ahora se debería abrir una nueva etapa en la que no solo hay que tener ideas,  hay que ser capaces de hacerlas realidad, no valen los análisis simplistas, ni las soluciones demagógicas que sabemos que no vendrán.

 Hay que ser capaces de que los responsables reconozcan los errores anteriores con humildad y hay que rectificar, por ejemplo, hay que repartir mejor la riqueza de la cadena alimentaria y los recursos de la PAC, pero eso ni se hace solo, ni va a ser nada fácil.

 Muchos de los que ahora y de “de boquilla” dan la razón a los agricultores serán fieros enemigos de estas soluciones si les toca el bolsillo a ellos o su estatus político.

 Hay que hacer un calendario legislativo y modificar en profundidad algunas de las leyes que no contribuyen a los objetivos para los que se crearon, como la Ley de la Cadena Alimentaria. Pero para eso no bastaran fotos en la escalera del ministerio de industrias, gobierno y supuestos representantes de los agricultores manifestando “nuestro amor mutuo y los deseos de que triunfe la paz mundial”,  hará falta un Gobierno dispuesto a no ser conformista con los intereses de las grandes empresas y grupos alimentarios y unas Organizaciones Agrarias nombradas por los agricultores y no por los políticos, dispuestas a negociar “a cara de perro” por los duros que nos quita la industria y la distribución y no valdrán los políticos que miran para otro lado ni las opas que estén haciendo “haciendo manitas” con la Industria y la Distribución  en las Interprofesionales o en otros cenáculos con los compi-yoguis de la CEOE ¿Están de acuerdo? ¿Creen que lo tendremos?

Visitas: 270

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2020   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio