“EL PICOTAZO” : Elecciones agrarias, opiniones y profetas

En los últimos meses he visto una serie de artículos de opinión en distintos medios, firmados por distintas personas,  en  las que se viene a afirmar que hacer elecciones en el sector agrario, no es útil, no es necesario o cuesta caro,  hay un sinfín de opiniones escritas en ese sentido, por personas todas ellas respetadas e incluso algunas respetables.

Por el contrario la mayoría de las  ideas que sostienen esos artículos no son mas que una  cantidad de sandeces escritas por personas que se dicen demócratas, a los que les debe parecer oportuno que los agricultores votemos para elegir representantes en los ayuntamientos, en  las comunidades autónomas, en los parlamentos,  el de la nación y en el europeo (no dicen nada de estar en contra de eso).  Tampoco parecen estar en contra de que los agricultores votemos en la comunidad de vecinos, en la de regantes o en la cooperativa del pueblo, incluso supongo que les parecerá bien, que los trabajadores voten a sus sindicatos.

Pero sin embargo les parece mal, o simplemente innecesario, que votemos los agricultores a nuestros representantes. La cuestión es que a ellos, como son muy listos ya saben el resultado que no será distinto de actual y conocen, en algún caso además, la inutilidad del órgano que saldría de las elecciones- Aunque no proponen mejorarlo, parecen apostar porque no llegue a constituirse-, La conclusión que saco es que quieren que todo siga igual, que a ellos ya les va bien así.

Como decía, los argumentos vienen a ser mas o menos estos: que el proceso electoral es caro,  que su celebración requiere tiempo y esfuerzo, que no cambiaría gran cosa el resultado de la respecto de la situación actual, que el campo tiene muchos problemas, como  para entretenerse en eso.

 ¿Se imaginan que todas esas razones se esgrimiesen para suprimir cualquier proceso electoral,  de los otros que he citado y  lo que ocurriría? Un suponer “No se pueden hacer elecciones en España porque resulta caro y estamos en crisis”, “los resultados no cambiarían gran cosa según dicen las encuestas”  “Hay que concentrarse en otro problemas más importantes y no podemos distraernos haciendo elecciones”, etc.  En ese caso,  palabras como, dictadores, nazis  anti demócratas,  insoportable supresión de derechos básicos etc, etc.. estarían a la orden del día, y con toda la razón.  

Pero en el campo no pasa nada, siempre hay algunos que se han concedió a sí mismos el titulo de profetas e iluminados,  que se han acostumbrado a tener  el derecho de decir lo que sea, aunque ofenda a la razón y al sentido común y como los demás no actuamos acaba pareciendo que tiene razón, y los comentarios en el bar del pueblo.

Ya sabemos que el nivel la importancia y repercusión de unas elecciones generales es muy superior,  al simple modesto ámbito agrario. Pero el principio democrático a usar debería ser el mismo. Puestos a ningunear los resultados electorales o su  conveniencia,  podríamos valorar el grado de cumplimiento de los programas electorales en las elecciones generales de nuestro país, o pararnos a pensar en si creemos de verdad, que por que votemos al presidente de España, disminuye de algún modo la capacidad de decisión que tiene sobre nuestras vidas, la canciller alemana Merkel.

Sin embargo, yo creo que las cosas se resuelvan con más  democracia, no con menos. De hecho creo, que  deberían dejarnos votar para elegir al canciller alemán si es que sus decisiones van a tener tanta repercusión en nuestras vidas. Como decía Churchill la democracia es el peor sistema de gobierno diseñado por el hombre. Con excepción de todos los demás.

 Razones de fondo y de forma

Si algunos dicen saber el resultado de las elecciones agrarias y se han erigido en profetas ¿por qué no puedo saberlo yo también?. Puestos a ser profetas ..

A mí  me parece que algunos de estos artículos no son fruto de la casualidad. Obedecen a un interés, que consiste en que no se remueva el estatus de algunos dirigentes y organizaciones agrarias. Esas que tienen un nivel de representación, notoriedad,  e interlocución pagada con dinero público, muy superior la que tendrían si los agricultores votasen.

Esa puede ser la clave,  Arias Cañete  se ha encontrado con un sector, que aún siendo tan conservador como lo es el agrario, está organizado de forma  que el 66%  de la representación la ostentan gentes que, en lo institucional o en lo personal están al dictado de la izquierda. 

Al lado de ellos están  unos perezosos dirigentes de la patronal agraria (más en la órbita ideológica del PP) que podrían mejorar posiciones, si hubiera elecciones,  respecto de lo que ahora tienen;  pero para ello tendrían que gastar dinero y  trabajar. Dos cosas, que no les entusiasman en absoluto.

Algunos, cuando hacen sus análisis, olvidan que el ministro Arias Cañete es también hombre de partido, no solo de gobierno. La mejor prueba de que no conocen bien a Miguel Arias es que no han caído en la cuenta de que cada vez que esas opiniones se publican en el ámbito de GRUPO PRISA o  por gentes en las cercanías del PSOE  o a la UGT,  a Cañete le entran muchas más ganas de convocarlas.

Pero en honor a la  verdad, hay que decir que hay otros personajes de derechas  que tampoco quieren esas elecciones ni a este ministro, la mejor prueba es que  le pidieron la dimisión antes de cumplir el primer mes de mandato en el MAGRAMA y por algo que  no había hecho.

El ministro no es una hermanita de la caridad,  es un político avezado y con ambición,  ha cometido algunos errores en la gestión  de su ministerio, pero menos que la vez anterior y está dando la talla en una  cuestión  importante y difícil, como es  la negociación “puertas afuera” de la futura PAC.

Ahora viene una etapa complicada que es cuadrar el rompecabezas interno de repartos de ese mismo presupuesto, y sacar adelante las leyes en curso,  con un mínimo de dignidad. Una de ellas puede ser la Ley de Representatividad,  pero la que no será fácil de aprobar con contenidos " de fundamento" será la Ley de Mejora de la Cadena Alimentaria donde el ministro, o  se "pliega y se afloja" ante  los intereses de la gran industria y distribución,  o tendrá que enfrentarse a importantes grupos económicos, si quiere beneficiar los intereses de la  mayoría de los ciudadanos. Hacer lo segundo, en este momento y en ese partido, es cortarse las alas como político para el inmediato futuro. El tiempo dirá su comportamiento, si es que sigue en este ministerio;  pero como hoy voy de profeta,  apuesto que no será así.  

Si finalmente se producen esas elecciones, ya verán cómo habrá  sorpresas, y usando el argot taurino, se producirán “tomas del alternativas”,  retirada de algún veterano, y puede que algún toro, se devuelva al corral por estar afeitado. Buena semana

Visitas: 267

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2019   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio