El picotazo: la sospechosa democracia de representatividad de las OPAS

Esta semana, el ministro de Agricultura  Arias Cañete ha afirmado en un acto público en Valencia que: esa democracia de representación de tres OPAS cada una al 33-33-33 "es una democracia sospechosa".

Se refería, a la representación “de hecho” que han venido ostentando tres de las organizaciones profesionales agrarias en los últimos años  y que les ha dado derecho a percibir cuantiosos recursos públicos (decenas de millones de euros en la anterior legislatura) a la vez que el derecho a representar al sector agrario y ganadero, casi en exclusiva.

El ministro, tiene razón, aunque algo de culpa tienen  miembros de su partido el PP,   que junto con el PSOE y otros grupos, apoyaron en su momento una mala ley, que no ha funcionado y un sistema de representación, fundamentado básicamente en unos certificados regionales de los consejeros de agricultura, para con ellos definir quienes eran las organizaciones más representativas a nivel de estado.

Como las elecciones agrarias en las regiones, dejaron de hacerse hace muchos -años salvo honrosas excepciones - y en otras regiones nunca se han hecho;  la cosa ha derivado y degenerado de tal modo que en realidad, han acabado teniendo el título de “más representativas”  (lo sean o no)  aquellas a las que unos políticos,  sin contar con los agricultores,  les han firmado unos certificados. O sea, que es una representación “a dedo” dudosamente  democrática.

Ahora el gobierno prepara una Ley para hacer una consulta y clarificar la situación. Ojala se haga bien el proceso y se busquen soluciones democráticas, es decir preguntándole a los interesados.

Ser o no ser, estar  o no estar, pero sobre todo “administrar”

Pero el empeño que tiene  algunos por estar en los sitios, que es muy legítimo en principio, unido a la terquedad y constancia con la que defienden que otros no estén;  conociendo la trayectoria de algunos de los actores, me temo que  no sólo tiene que ver con la vocación altruista de servir a los demás, si no que da que pensar que no están allí precisamente, para imitar a Gandhi, ni a la madre Teresa de Calcuta.

Esa misma representatividad, supuesta en la mayor parte de los casos,  la  han dado por buena,  para la constitución de la mayoría de las Interprofesionales existentes  y para cobrar a los ganaderos y agricultores de algunas  producciones,  unas cuotas, tasas, o cánones, o como se  les quieran llamar. Eso sí, todo supuestamente legal, y para fines  de interés general.

Lo cierto es, que cada vez, cantidades mayores de dinero retenidas a los agricultores y ganaderos por la industria, pasan a ser administrados por el entramado en cuestión. Se  pagan estudios, en teoría necesarios, muchos de ellos desconocidos por los agricultores y ganaderos,  así como costosas  campañas de promoción y publicidad. Las adjudicaciones, que tienen lógicamente unos beneficiarios concretos, no están sometidas a la transparencia del proceso que puede exigírsele a la administración pública, ya que no es esta la responsable de administrar estos fondos. Sólo lo digo a título informativo.

En definitiva, algunos parecen haber decidido que como la teta de los recursos públicos está bastante enjuta,  lo que antes recibían de la administración, merecidamente o no, ahora van camino de sacárselo directamente a los que dicen representar .

Si a los que les sacan el dinero,  se lo preguntan  antes  y dan su consentimiento, por mi parte nada que objetar,  pero si no se han enterado ¡que espabilen¡

El que avisa no es traidor 

Visitas: 352

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2020   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio