El gobierno ha decidido que pase lo que pase,  “todo va bien”. Parece que los ministerios se han conjurado. Si algo es evidente que no va bien, entonces se dice  que está menos mal que antes y que se está  mejorando; y si ni siquiera estamos mejorando, entonces  es que herencia recibida de los socialistas es tan mala, tan mala, que necesitamos más tiempo para que se vea “el buen hacer” del gobierno.

Si en algo se recorta,  por muy necesario que sea, es porque antes había despilfarro, o porque “nos han  dejado la caja vacía”. Si en algo se gasta más de lo que se debe, o no se recauda lo adecuado (fraude fiscal, regularización de activos en el exterior con un origen más que dudoso, etc) entonces es que esa actuacion es necesaria para la recuperación económica y “no se puede ser remilgados”.

Me temo que así nos van a tener, “duro que te pego” hasta las municipales y autonómicas, se han aprendido de Goebles  que una mentira mil veces repetida se convierte en verdad, y en eso andan. Sorprende que en esta estrategia, casi militar, no solo los peones de infantería, sino que incluso la oficialidad del ejército del “todo va bien” se creen las mismas tontunas que se inventan.

 El problema es que, para la ciudadanía, creer que es cierto lo que dicen, cuesta, por más que se empeñen.Aunque se puedan maquillar las cifras del paro, de las de las exportaciones, de la deuda, o se puedan retorcer los mensajes y repetirlos mil veces, en las teles publicas o de los amiguetes y en los periódicos de los mismos. Se puede hacer hasta que incluso algunos ciudadanos credulos piensen que son ellos los  tienen mala suerte, porque sólo  a su familia y a su entrono, las cosas parecen irles mal, mientras que muchos  medios de comunicación dicen que todo está mejorando.

El  objetivo es vender que la economía va muy bien, que hay menos paro,  aunque el empleo sea más inestable y de peor calidad,  aunque se saquen de la lista a los que hacen un curso o trabajan un día al mes.

 Hay que decir que España va bien, aunque se paguen  1300 millones de euros de la deuda que tenemos con Europa, con una mano  y con la otra se pidan  prestados 2.600 millones para hacer frente a eso y a otros gastos.

Hay quien dice que esto no puede mantenerse mucho tiempo, se equivocan. Depende de lo poderosos que sean los que apoyan estas prácticas, de la calidad y cantidad de la oposición que haya, de que nos sigan prestando,  del control de los medios de comunicación y de cómo se organiza la represión de los que protestan.

Hay que recordar como los dirigentes de la antigua Unión Soviética y de los países del este; aun cuando ya estaba claro que el sistema no funcionaba,  fueron capaces de mantenerlo medio moribundo… décadas. El capitalismo avaricioso y salvaje que tenemos, el  que ahora se practica (y que nada tiene que ver con la economía libre de mercado) no funciona, destruye las clases medias, lleva a mucha gente a la pobreza y favorece el descomunal enriquecimiento de unos pocos,  pero  tiene animo también de mantenerse en el tiempo mientras pueda. 

Ahora,en España con la socorrida  excusa  de la crisis quieren reducir el numero de diputados autonómicos para diciendo que gastaran  menos, evitar la representación parlamentaria de otros partidos que irrumpen en la escena política para denunciar lo que pasa . Así estos partidos necesitaran muchos más votos para tener algunos diputados.

Los gobiernos de sur de Europa, entre ellos el nuestro, están  haciendo que  sus ciudadanos paguen lo que se les ha dicho que deben, como consecuencia de la quiebra de los bancos y de las burbujas financieras y urbanísticas, esas, que los mismos que ahora  nos cobran la deudas,  permitieron, auspiciaron incluso puede que organizasen.

En el sector de la agricultura y la ganadería, también me temo que todo “ va a ir bien” aunque  el vino se nos sale por las orejas y no somos capaces de bebérnoslo, exportarlo, ni tampoco dejar de producirlo. Pero no pasa nada, en la administración creen que lo van a resolver haciéndose fotos y con el tiempo …a largo plazo. Las frutas están hundidas de precios, los franceses se ceban con nuestras exportaciones y vuelcan camiones; no pasa nada ya alguien habrá puesto una queja en algún sitio. La sequía recorta las cosechas y reduce las producciones pero ¿Qué se puede hacer frente al tiempo? Además el gobierno tiene adoptada una supuesta batería de medidas que consisten en realidad en vender humo, mucho humo y nueces pocas, y con esa bateria de medidas a otra cosa “que esto ya está resuelto”.

El otro mensaje que nos colocan un día si y otro también, es que la PAC se ha negociado muy bien, y sobre eso no se admiten discusiones. Hablan de la Política Agrícola Común  como si la hubieran inventado ellos y como si fuera  sólo España el país que recibe fondos europeos y no los veintisiete países que los reciben.

 No se puede hablar en cambio de que no podemos pagar la energía  a estos precios (por encima de los europeos), ni tampoco de los niveles impositivos y cargas para las pequeñas y medianas empresas, ni de que el dinero se lo queda el estado para aumentar  más y más la deuda de España y no nos llega el crédito a las familias, ni a las empresas Pymes. Sonroja ver en los medios de comunicación  con que “ alegría” le prestaban dinero público a Gowex y  sorprende e irrita ver como todavía a día de hoy  siguen apareciendo nuevas inyecciones de dinero de centenares de millones de euros a bancos quebrados para que se los queden así “ limpios de polvo y paja” otros bancos

Los incendios vuelven con el estío en las mismas fechas, en los mismos sitios, como siempre, el calor la falta de prevención,  y de medios,la limpieza del monte y  las imprudencias,  “ no entienden” nada de socialistas ni populares, solo que ahora tampoco hay que preocuparse,  porque se dice que se están mejorando los sistemas de control y además, las hectáreas quemadas cuando llegue el otoño, serán menos que las quemadas algún año del último lustro, o de esta decada o de algun año de este siglo. Si hay muchos incendios, alguien recordará que  la competencia de los incendios es de las Comunidades Autónomas y si hay pocos incendios, se pondrá el acento en como  desde el estado se han mejorado los medios de colaboración y los tiempos de respuesta, y  chin  pun y  a otra cosa mariposa.

Si alguna cosa va realmente bien nuestros políticos se ponen al frente  y se apuntan el tanto y si ocurre lo contrario,  la culpa siempre, siempre, es de otros.

Ha dicho Rajoy en los cursos de verano,  que no podemos ser pesimistas ni agoreros, así que  tranquilos que todo va bien.  

Visitas: 609

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2020   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio