La UCCL considera que el proyecto presupuestario para el sector agrario de Castilla y León nos retrotrae al nivel del presupuesto aprobado en 2003

Del análisis realizado al proyecto de presupuesto de la Consejería de Agricultura y Ganadería para el ejercicio 2014.

 Para esta Organización, se trata de un presupuesto cicatero, irreal e injusto, ya que no atiende las verdaderas necesidades del sector agrario, encubre el leve incremento (0,49%), mediante lo que puede calificarse como ingeniería financiera, al incluir los préstamos reembolsables que se otorgan a las empresas agroalimentarias como un gasto más, y apoya de forma clara a la agroalimentación en detrimento de los agricultores y ganaderos.

             Del análisis efectuado al proyecto presupuestario de la Consejería de Agricultura y Ganadería para el ejercicio 2014, cabe indicar, en primer lugar, que aunque, teóricamente, no sigue la línea descendente de los últimos cuatro ejercicios económicos (2010-2013, -4,23%, -7,99%, -17,69% y -2,44%, respectivamente), sin embargo cabe apuntar que el leve incremento (0,49%) no resulta satisfactorio, al ser, por una parte muy inferior al incremento que experimenta el Presupuesto General de la Comunidad Autónoma (5,02%) y por tratarse de un aumento ficticio, al incluir los préstamos reembolsables como parte de la cuantía total del presupuesto.

             Tomando como referencia el montante global de recursos que se destinará al sector agrario de Castilla y León en 2014 (480.710.684 €), según la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL), dicha cantidad nos retrotrae al nivel que se destino para dicho sector en 2003 (474.771.156 €), por lo tanto puede decirse que hemos retrocedido en el tiempo once años, apostando, de forma clara, por la ruptura de dicha realidad.

             Para esta Organización, se trata de un presupuesto que podría calificarse de cicatero al no estar en sintonía con el peso que el sector primario tiene en la Región ni atender las verdaderas necesidades del mismo, injusto por fomentar claramente a las empresas agroalimentarias en detrimento de los agricultores y/o ganaderos, e irreal, ya que encubre el leve incremento que experimenta (0,49%), mediante lo que puede considerarse como un ejercicio de ingeniería financiera, al incluir los préstamos reembolsables que se conceden a las empresas agroalimentarias como un gasto más.

             A lo indicado en el párrafo anterior, hay que sumar que el montante global no hace albergar esperanza alguna para que se pueda hacer frente, con inmediatez, al pago de las ayudas que aún se encuentran pendientes de ser abonadas (actuaciones agroambientales, indemnización compensatoria, planes de mejora, 1ª instalación de jóvenes al sector agrario, etc.), y con ello corregir el importante retraso que se viene acumulando, lo que está suponiendo que, al menos, parte de las ayudas vinculadas a la realización de determinadas inversiones, tengan como destinatarios finales las entidades financieras concesionarias de los “préstamos puente” para la realización de las mismas..

dicado con anterioridad se agrava, todavía más, si se tiene en cuenta que la aportación de la Administración General del Estado en concepto de “transferencias finalistas” (recursos que recibe la Comunidad Autónoma condicionados al cumplimiento de un fin) sufre un descenso superior al 32% respecto al 2013, fundamentalmente debido a la bajada de 16.000.000 € de los fondos para las actuaciones FEADER y el descenso de transferencias para el sector ganadero, situación que podría poner en peligro la percepción integra de los fondos del Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2007-2013.

             Otra cuestión negativa es la continúa pérdida de peso que la Consejería de Agricultura y Ganadería (sin contabilizar los fondos de la PAC) está teniendo sobre la globalidad del presupuesto, alcanzando en 2014 un 5,32%, el porcentaje más bajo que se recuerde.

             Desde nuestro punto de vista, al menos, el importe que figura en el capítulo VIII del presupuesto (activos financieros) no debería estar incluido como gasto, es decir, más de 103 millones de euros, al tratarse de préstamos reembolsables a las empresas agroalimentarias.

            Resaltar la importante pérdida de peso que, sobre la totalidad del presupuesto de la Consejería de Agricultura y Ganadería, viene experimentando, durante los últimos años, los capítulos presupuestarios VI y VII (inversiones reales –regadíos y concentraciones parcelarias- y transferencias de capital –ayudas al sector agrario, respectivamente), a favor de los capítulos presupuestarios III, VIII y IX (gastos financieros, activos financieros y pasivos financieros, respectivamente), que tienen como objeto el abono de los intereses, la concesión y la amortización de los préstamos que se conceden a las empresas agroalimentarias.

             Si bajamos a lo concreto, desde nuestro punto de vista, las medidas que a continuación se indican deben tener la consideración que realmente le corresponde, es decir, incrementar la cantidad que inicialmente figura en el proyecto presupuestario 2014.

 Dotar a la medida denominada “Sanidad Agraria” (constitución de ATRIAS, ADS,…), de una cantidad razonable y no someterla a la práctica eliminación, al aplicarle una reducción del 99,34%.

  • Incrementar económicamente la medida “Fomento del Asociacionismo”, que sufre una minoración del 74,44%
  • Aumentar, al menos, al nivel de 2013 la medida “Investigación Aplicada”, que sufre una bajada del 24,15%.
  • Ajustar la cantidad destinada a la medida “Diversificación de la economía rural” al montante que corresponda, con la finalidad de no perder fondos comunitarios del Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León 2007-2013 (PDR).
  • En línea con la medida anterior, se propone que la medida “Cese anticipado de la actividad agraria” se dote de la cantidad suficiente, para evitar los efectos apuntados en el punto precedente, ya que baja un 7,68%).
  •  Lo dicho en el punto anterior resulta válido para las medidas “Indemnización Compensatoria, Actuaciones Agroambientales y Asesoramiento de las explotaciones Agrarias”, que baja un 6,63%, con ello se tendría mayores garantías para abonar con prontitud los pagos pendientes.
  • Respecto a la medida denominada “Acciones estructurales en explotaciones agrarias” (planes de mejora, 1ª instalación, etc.), que mantiene la misma cantidad que en el

vigente presupuesto, resulta imperioso que se aumente para realizar, lo antes posible, los pagos pendientes.

  • No se comparte la importante reducción que se aplica a la medida denominada “Reconversión de Sectores”, que sufre un recorte del 41,33%.
  • Se aboga por recuperar medidas que existen en el vigente ejercicio como, por ejemplo: “Utilización en común de maquinaria agraria”, y “Medidas de apoyo al sector lácteo”.
  • Se apuesta por recuperar el nivel presupuestario que hace años se destinaba a la medida “Seguros Agrarios”.
  • También se plantea que se estudie la posibilidad de recuperar la ayuda que se otorgó, años atrás, con la finalidad de apoyar el cultivo de la remolacha azucarera.

 

Valladolid, 28 de octubre de 2013.

.

 

Persona de contacto:

Jesús Manuel González Palacín

Coordinador General  UCCL

649 02 84 23

Visitas: 193

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2021   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio