LA UNIÓ informa que las pérdidas acumuladas por los pedriscos de los últimos días es de más de cinco millones de euros en el campo valenciano

Se han visto afectadas unas 3.500 hectáreas en el conjunto de la Comunitat Valenciana.

LA UNIÓ de Llauradors informa que las pérdidas en el campo valenciano por las últimas tormentas, desde el pasado sábado hasta hoy, son de más de cinco millones de euros, de los que la mayor parte se centran fundamentalmente en unas 3.500 hectáreas de la comarca de Utiel-Requena, la del Valle de Ayora-Cofrentes y el Vinalopó.
Habrá que estar muy atentos a ver cómo afecta al campo la alerta amarilla decretada para hoy en nuestro territorio y por tanto esta valoración inicial puede verse superada si se cumplen las previsiones.

La tormenta de ayer fue menos perjudicial para el agro que la del pasado fin de semana y ha causado unas pérdidas cuantificadas en poco más de un millón de euros. El pedrisco se localizó en la comarca de Utiel-Requena en una franja estrecha y alargada, teniendo como epicentro San Antonio y dirigiéndose posteriormente hacia Utiel por el oeste (Casa Don Ángel) y el este hacia el polígono de Requena. En esa zona los daños serán de entre el 60 y el 80% en el cultivo de la uva de vinificación. Las pérdidas allí se suman a las del fin de semana pasado. Por su parte, en la vecina zona del Valle de Cofrentes-Ayora el pedrisco ha podido afectar cultivos como los cereales, almendro, viña u olivar.

En la comarca del medio y alto Vinalopó la tormenta acompañada de pedrisco se centró en las localidades de Villena, Biar, Pinoso y Monóvar (Pedanía El Mañán). Dada la aparatosidad y magnitud de la piedra los daños no han sido tan elevados como cabría esperar. En Biar por ejemplo ha provocado la caída de un 30% de la cosecha de aceituna. En Villena la piedra iba muy mezclada con agua lo que minimizó los daños en el campo aunque se vieran escenas de inundaciones en el casco urbano. Habrá que observar en los próximos días la evolución de los daños en la uva, almendros y frutales, aparte del ya mencionado cultivo del olivar.

No obstante lo anterior las tormentas están siendo muy localizadas y han afectado en mayor medida a los cascos urbanos que a las partidas rurales y se focalizan en zonas de interior. Por ello la valoración global de las recientes lluvias es muy positiva y beneficiosa para el campo tras la sequía que se lleva arrastrando. Las lluvias servirán para ahorrar algún riego, recargar los acuíferos, limpiar los árboles de posibles plagas y regenerar los pastos.

LA UNIÓ reitera a los agricultores la necesidad de contratar una línea de seguros agrarios porque se trata del mejor instrumento al alcance de ellos para compensar una pérdida de renta como la que ocasiona un siniestro climatológico que no se puede prever.

Para más información: Ferrán Gregori, Servicios Técnicos LA UNIÓ (670 30 77 03)

Visitas: 149

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2021   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio