Las medidas comunicadas por la Junta son insuficientes para controlar la plaga de topillos

La Junta de Castilla y León ha puesto en marcha una de las medidas contempladas en la orden que establece la estrategia de gestión integrada de riesgos derivados de la presencia de topillos campesinos, al detectar un incremento demográfico de las poblaciones de este roedor, que consiste en el laboreo con volteo del suelo tras la recolección de la cosecha en determinadas zonas de Castilla y León: -Pisuerga (Burgos), Esla-Campos y Sahagún (León), Campos (Palencia), Tierra de Campos (Valladolid) y Campos Pan (Zamora)-.

La Unión de Campesinos considera que la administración tarda demasiado en reconocer la existencia de emergencia por plagas y por tanto aplicar medidas eficaces. La medida puesta en marcha resulta insuficiente para controlar la proliferación de los topillos en Castilla y León debido a la importante explosión demográfica que ha experimentado en los últimos meses y plantea añadir la quema de rastrojos y cunetas como medida de control y prevención.

A este problema que es generalizado en todas las provincias de Castilla y León en mayor o menor medida, debemos añadir la plaga de conejos que sigue en aumento. La Unión de Campesinos de Castilla y León está observando que tanto la Consejería de Medio Ambiente como la de Agricultura se lavan las manos y dejan toda responsabilidad a los cazadores, medida insuficiente e ineficaz que está arrasando con los cultivos de Castilla y León y ocasionando un gran perjuicio económico en el sector, sobre todo en parcelas limítrofes a autovías.

Ante esta situación, UCCL solicita la puesta en marcha inmediata de un plan de actuación que incluya medidas eficaces que permita controlar el avance del topillo y del conejo.

Esta organización reclama que se permita la quema de rastrojos, cunetas y arroyos en las zonas donde se encuentren problemas con topillos, al objeto de evitar los importantes inconvenientes que causa con la pérdida de producción agraria y la aparición de enfermedades como la tularemia.

El laboreo con volteo del suelo inmediatamente después de la recolección de la cosecha, permitido en las comarcas anteriormente citadas, puede ser una solución si las condiciones agronómicas lo permite ya que está medida no siempre será posible de aplicar. No obstante resulta insuficiente por el gran número de topillos que nos encontramos en el campo.

Visitas: 38

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2019   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio