Unió de Pagesos alerta de la grave crisis de precios que persiste en el sector de la fruta de hueso y pepita y pide medidas urgentes a las administraciones

Unió de Pagesos alerta de la grave crisis de precios en origen que persiste en el sector de la fruta de hueso y pepita (melocotón, nectarina y manzana) desde la campaña pasada y que puede poner en peligro la viabilidad de algunas explotaciones si no hay actuación urgente de las administraciones, como ya ha pedido reiteradamente la organización.

Según diferentes productores consultados por la organización, las liquidaciones recibidas de melocotón y nectarina oscilan, en promedio, entre los 10 y los 20 céntimos de euro el kilo, lo que supone la mitad o menos de lo que se liquidó el año pasado . En manzana, los precios de la lonja de Mercolleida (precios primera calidad en palot sin manipular) son de 0,25 € / kg, la mitad que el año pasado, desde inicios de campaña.

Las medidas aplicadas hasta ahora por las administraciones europea, estatal y catalana para paliar los efectos de la crisis en la campaña pasada han demostrado ser insuficientes, y de cara a la próxima no hay indicios de que puedan remontar los precios en origen. La última campaña de fruta de hueso y pepita estuvo marcada por una fuerte caída de precios en melocotón y nectarina desde inicios de campaña por la presión que hacían los mayoristas, industria transformadora y gran distribución, por la que la organización pidió que se declarara situación de perturbación del mercado y poder así aplicar las medidas establecidas por la nueva Organización Común de Mercados agrarios que entraba en vigor en 2014. Después se vio agravada debido a los efectos del veto ruso a las importaciones de la Unión Europea, y aún, fuertemente castigada por las numerosas granizadas del verano.

Para Unió de Pagesos, la Unión Europea podría emprender medidas como la prohibición temporal de comercializar los calibres más bajos y las importaciones de países terceros, proponer restituciones a la exportación, o que los acuerdos entre productores puedan acordar estrategias conjuntas, sin vulnerar las normas de competencia europeas, como fijar volumen de producción, nivel de azúcares mínimo para poder cosechar el producto más maduro, cantidad de retiradas a realizar, etc.

Ante el debate sobre si la crisis de precios que afecta a la fruta de hueso y pepita es coyuntural o estructural, Unió de Pagesos propone aplicar medidas diferentes. Para el primer caso, hay que revisar las previstas ya que las aplicadas por la Unión Europea no han hecho recuperar los precios en origen, y hay también colaboración entre los diferentes eslabones de la cadena de valor de la fruta para luchar contra el fraude en el consumidor ya las normas comerciales (venta a pérdidas o obligatoriedad de fijar el precio en los contratos). La organización pide también al Ministerio que aplique medidas que están a su alcance como habilitar créditos de capital circulante con intereses bonificados para sufragar costes de producción hasta la próxima cosecha, reestructurar la deuda y los intereses a pagar de las explotaciones, cubrir los costes de los avales y asesoramiento para las anteriores medidas financieras, y adecuar los módulos del IRPF de la declaración de 2014 a la pérdida de ingresos.

En caso de que la crisis de precios sea estructural, es necesario prohibir importaciones de países terceros, endurecer las normas de comercialización en la Unión Europea, aplicar reconversiones varietales para las plantaciones más obsoletas, plan de arranques y cese de la actividad, y aplicar el Fondo Europeo de Adaptación a la Globalización para los productores que hayan cambiado de actividad como consecuencia del impacto del veto ruso. Asimismo, mientras no se haya equilibrado la oferta y la demanda, se debe realizar un plan de retiradas europeo. Si estas medidas tampoco funcionan, entonces habría que plantear la limitación de las nuevas plantaciones a nivel europeo.

Unió de Pagesos defiende, tanto si la crisis de precios resulta ser coyuntural como estructural, modificar las estructuras comerciales. Esto implica reforzar los parámetros de calidad en cuanto al nivel de azúcares de la fruta producida en el España para comercializar en el mercado nacional, fomentar su consumo tanto en el mercado interno como en el europeo, y fomentar los circuitos cortos y la venta directa. Para la organización, si se ofrece al mercado interior la misma tipología de fruta que se envía para exportar, se pierden oportunidades comerciales, y tampoco se ofrece al consumidor lo que pide.

Finalmente, queremos indicar que damos todo el apoyo a la iniciativa de llevar la Comisión Europea a los tribunales que han iniciado las cooperativas leridanas de segundo grado ACTEL y Fruits de Ponent, ya que parece que es la única manera de poder hacer modificar el planteamiento de la Comisión Europea respecto a la necesidad de gestionar y regular mejor las situaciones de crisis de precios.

-Más Información: Xavier Gorgues, responsable del sector de la fruta de hueso y pepita de Unió de Pagesos (tel. 696 735 735)

Visitas: 170

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2019   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio