Unió de Pagesos denuncia un nuevo ataque de oso en el Valle de Aran y pide medidas urgentes para prevenir otros nuevos

Unió de Pagesos llama al Departamento de Agricultura para que defienda los ganaderos afectados por los ataques de oso que han tenido lugar en las dos últimas semanas en el Valle de Aran. El primer ataque se produjo el 1 de mayo en Gessa donde murió un carnero, mientras este domingo, día 8, murieron cuatro cabras por ataque de oso en Les, y al cabo de Betlán una oveja agonizó hasta la muerte a tan sólo 50 metros del núcleo del pueblo.

La organización reclama a la Administración que actúe y tome medidas antes de que la situación se vuelva insostenible y que reconozca todos los ataques directos e indirectos provocados por este animal, así como los daños colaterales que supone la presencia del oso en las montañas de casa.

Según el último censo del Departamento de Territorio, en el Pirineo hay una población de más de sesenta osos. Unió de Pagesos considera que el debate sobre la coexistencia de este animal con las reses debe ir más allá de la presencia de este animal y, por ello, exige al Gobierno una gestión completa que contemple desde cuál es el número máximo de ejemplares que puede convivir en el Pirineo en función de las actividades económicas que se desarrollan hasta las consecuencias que se pueden derivar de esta convivencia.

En este sentido, la organización denuncia que una gestión correcta no pasa sólo por la retirada de los ejemplares que causen más problemas, como contempla el protocolo aprobado en octubre de 2018, sino que es necesario que los ganaderos puedan tener información sobre dónde están los osos para tomar medidas para defender sus animales y no poner en peligro su propia vida. Al mismo tiempo, las medidas de coexistencia presentadas por Territorio como el agrupamiento de rebaños, perros mastines y el uso de cercados eléctricos son imposibles de aplicar, sobre todo en el caso de ganado vacuno y equino, ya que no es viable agrupar y proteger los rebaños por la noche, como se hace con los de ovino. A todo esto hay que añadir que los movimientos nocturnos de los osos son totalmente imprevisibles.

Los ataques llegan con la salida de la hibernación del oso, con el animal con necesidad de alimentarse y con unos bosques catalanes que, a diferencia de los cántabros, no tienen frutos ni son especialmente frondosos. El oso es un carnívoro oportunista que adapta su dieta en función de la estación del año y la disponibilidad de alimento, lo que hace vulnerables a los animales domésticos.

Llamada a la visibilidad
Unió de Pagesos llama a los ganaderos afectados por ataques de fauna salvaje para que hagan llegar fotografías y vídeos de los ataques sufridos por sus rebaños para poderlas compartir en las redes sociales y hacer una denuncia pública de esta problemática.

Los afectados pueden compartir las imágenes de los destrozos colgándolas en las redes sociales y en uso de la etiqueta #proudanysdefauna, tanto en el caso de ataques producidos por osos como en los causados ​​por otros tipos de fauna salvaje.

Visitas: 12

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos para añadir comentarios!

Participar en Union de Uniones de Agricultores y Ganaderos

https://www.facebook.com/uniondeuniones

EL TIEMPO

 

© 2021   Creado por UNIÓN DE UNIONES.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio